Click para escuchar

En noviembre de 2006, en el estado de Chiapas se declaró una Alerta de Violencia de género, debido al aumento de violencia hacia las mujeres. 

 

San Cristóbal de las Casas no se salva de dicha alerta, esta ciudad que se presume como segura en realidad tiene gran cantidad de denuncias sobre diferentes tipos de violencias que se viven día a día.

 

Las mujeres víctimas de violencia tienen poco o nulo apoyo por parte de los sistemas de justicia a la hora de denunciar, pues se les culpabiliza y revictimiza mediante nuevas agresiones. 

 

Muchas veces la violencia se normaliza y no se denuncia. 

Es difícil para una mujer atreverse a denunciar, una mujer que denuncia es cuestionada, se pone en tela de juicio su palabra y es señalada por la sociedad, incluyendo a su más cercano círculo social como puede ser la familia y amistades. Una denuncia, no sólo protege a la denunciante de futuras agresiones, también pone en evidencia al acosador y previene a otras compañeras. Atrévete a denunciar. 

 

Les compartimos el siguiente cartel con la denuncia de un acosador sexual en San Cristóbal de las Casas. 

Ronald Tammekand, quien es dueño de Blue Bag,a partir de una denuncia se han sumado más, por seguridad no compartiremos los testimonios de las compañerasReiteramos que son varias casos.

Su modo de actuar es, usar las instalaciones de su restaurante y ofrecer clases de yoga a bajos precios, en ese contexto logra aproximarse y acosar. Generalmente se aproxima a extranjeras sin una red de apoyo y que su estancia será corta, con el fin de evitar denuncias.

 

Cada sabado de 6 a 8 pm transmitimos en vivo desde el Valle de Jovel la narrativa del tejido sonoro que nos acompaña en lo cotidiano. Diferentes facetas del entorno social y cultural de San Cristobal de las Casas: paisajes y subjetividades sonoras, microhistorias, experiencias y testimonios de barrios y colectividades que nutren y transforman nuestras vidas y territorios. Desde las calles a las ondas y de vuelta para inspirarnos.

Escucha 4 de los programas en vivo de la segunda temporada grabados directamente de la señal de FM de la Frecuencia libre 99.1.

 

Este 8 de marzo, las mujeres nuevamente tomaron las calles y gritaron fuertemente: “Basta de violencias hacia la mujer”, “basta de feminicidios”, “basta de injusticias”, “basta de acoso callejero”, “¡Queremos salir a las calles sin miedo!”; de igual forma para decir: “No queremos felicitaciones o flores por este día, queremos respeto, queremos que ya no hayan más asesinadas, ya no más VIOLENCIA”.

La actividad fue en sumatoria a la convocatoria del paro internacional de actividades por parte de las mujeres, pues si las están matando, si sus vidas no valen nada, qué produzcan sin ellas #Nosotrasparamos.

En San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se realizaron diversas actividades de protesta. entre ellas, una marcha que aglutinó diversos colectivos feministas y otros movimientos como el Frente Nacional de Lucha por  el Socialismo, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educacion y al Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres.

La marcha salió de la Unidad Administrativa y terminó en la plaza de la resistencia frente a la catedral.

Al final de dicha marcha se realizó un mitin donde se leyeron diversos comunicados, entre ellos: uno por la liberación de Silvia Juárez, presa política que pertenece al Movimiento de Pueblos Originarios y forma parte de la resistencia contra el proyecto de pozos extractivos de hidrocarburos en Tecpatán, Chiapas. De igual forma, otro de los comunicados fue para denunciar que en los últimos meses ha habido una gran cantidad de casos de acoso callejero, violaciones, e intentos de secuestro por parte de taxistas: ¡San Cristóbal ya no es seguro! fue una de las denuncias de dicho comunicado.

Culminando el mitin algunas mujeres se dieron cita entre las calles de Almolonga y de los Leñadores para realizar un mural entre todas.

A lo largo del día se dieron otras actividades como una plática sobre la importancia de las mujeres en la agroecología en Ecosur; y otro mitin por parte de la CNTE a las 4:00pm.

La jornada terminó en el espacio cultural “El Paliacate” con una noche de poesía y pintura. Se recitaron algunos poemas en memoria de Berta Cáceres y más mujeres que ya no están fisicamente con nosotras, pero nos acompañan en esta lucha por un mundo sin violencias.

Para todas esas que ya no están con nosotras:

Me dijeron
El otro día me dijeron
que frene la lengua,
que modere los actos,
que critique, que señale,
que me inconforme,
pero, en voz baja
y entre nosotras.
Que los compañeros de lucha,
cualquier lucha,
se pueden sentir afectados.
Que espere, que el movimiento social,
cualquier movimiento social,
tiene planes para las mujeres,
pero, que espere,
todavía no es el tiempo, ni la hora.
El otro día me dijeron
que sea más responsable
al decir antipatriarcado,
al denunciar al que acosa,
al señalar al que desprecia.
Que cuide a los compañeros,
que sea amorosa,
que les haga sentir bienvenidos,
que mis reclamos no vayan a ofenderlos.
Me lo dijo una, que se dice compañera,
y le he preguntado.
Pero, no ha ido a ver al indio,
para decirle que denuncie bajito
al caxlan que lo desprecia.
Y no ha ido a ver al obrero,
para decirle que espere,
que sea más amable
en sus reclamos con el patrón.
Y no ha ido a ver al campesino,
para decirle que defienda su tierra
con amabilidad y sonrisa.
Pero a mí, si ha venido a hablarme
para decirme que no vea,
que si veo no señale,
que no lo tome como ofensa.
Que comprenda.
Me dijeron.
Que finja, que no me de cuenta
de que éste mira mis senos,
de que éste me estorba la palabra,
de que éste me llama a la elegancia femenina,
de que éstos no son de los míos.
De que dicen lesbiana, pero en voz baja.
Que por las buenas son mejor las cosas.
Que no demuestre el abuso.
Que no llame machista.
Que no use la palabra misoginia
para el que me niega.
Que acompañe al movimiento
y, por las buenas, ya irá tocando la nuestra.
Me dijeron,
y estoy pensando que no es justo.
Para murmurar el descontento,
para perpetuar los roles,
mejor me habría quedado en casa a lavar los platos.
Que nada más no puedo.
Ni he de callarme.
Ni cerrar lo ojos, ni fingir.
Ni moderar la lengua ni los actos.
Que no dejaré de criticar, ni de señalar, ni de inconformarme.
Ya hemos dado mucho.
Ya dieron bastante mis madres y abuelas.
Hemos sido tantas:
Las presas políticas,
las agredidas,
las trabajadoras,
las que sostienen la casa mientras la huelga,
las que siembran la tierra,
las sindicalistas,
las maestras,
las que nunca son nombradas,
las que toman los medios.
las que barren y reparten volantes
mientras el macho líder hace discurso.
Las que ya están hartas…
Todas, mis hermanas.
Que ya toca la nuestra y no para luego.
Que hay que decir: ya, a este tiempo y a esta hora.
Que para gritar contra la opresión, no hay corrección política.
Decir: hay una izquierda  machista y reaccionaria, no me atemoriza.
Me dijeron, me sugieren, me invitan a moderarme.
Pero, yo, nada más no puedo.
Yo entiendo ser mujer de otra forma.
Yo quiero de otro modo hacer las cosas.
No voy a disculparme,
No puedo condolerme.
Porque tengo esta voz.
Es voz libre y autónoma.
Es voz nueva, revolucionaria.
Tengo esta voz fuerte.
Voz lesbiana, nunca más silenciada.
Poema de Karina Vergara Sánchez

This slideshow requires JavaScript.

s