Click para escuchar

Ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que el 01 de agosto realizó una visita al campamento desplazado, habitantes de Laguna Larga, comunidad del Petén guatemalteco desalojada forzadamente por el ejército y la policía de ese país, reiteraron su exigencia de retorno, reparación y justicia.

La reunión con la CIDH se realizó ayer, 1 de agosto, en el marco de la visita in Loco que esa organización internacional de derechos humanos realiza a Guatemala. Precisamente hoy, 2 de agosto, se cumplen dos meses del desplazamiento sin que el gobierno guatemalteco haya respondido por un desalojo realizado con particular saña, destruyendo y quemando las viviendas y propiedades de quienes llevaban 17 años viviendo en ese lugar, violentando derechos humanos y dejando en situación de riesgo a más de cien familias, cerca de 450 personas, que se encuentran en condiciones críticas en un campamento que no es adecuado para la vida y que ha ocasionado enfermedades a las decenas de niñas y niños que ahí se encuentran.

La destrucción del poblado recuerda los horrores de la política de tierra arrasada y los abusos del ejército contra los pueblos mayas en los tiempos de la guerra en Guatemala.

Las condiciones de emergencia humanitaria no son atendidas de acuerdo con la gravedad y los requerimientos de la situación. Tanto el gobierno de Guatemala como el de México tienen obligaciones de asistir humanitariamente a las familias desplazadas, establecidas en un campamento que los habitantes realizaron con sus propios recursos en la franja fronteriza entre Guatemala y México, cerca del ejido El Desengaño en el municipio de Candelaria, Campeche.
Esta situación, como los detalles del desalojo los plantearon los habitantes a integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que realiza una visita in Loco a Guatemala.
¿Qué va a ser de nosotros, de nuestros hijos, cómo los alimentamos? Este no es un lugar para vivir expresó Ana, al narrar las condiciones del campamento y reiteró que exigen el retorno a su propia tierra y justicia por esta agresión del Gobierno de Guatemala que realizó un desalojo sin respetar derechos como pueblos originarios desplazados previamente y ahora desalojados sin respetar su derecho sobre esta tierra y sin diálogo o acuerdos previos, lo que es una grave violación a los derechos humanos.

El gobierno de Guatemala ha incumplido reiteradamente los compromisos, incluso lo mínimo acordado con la comunidad después del desalojo, como recolectar sus cosechas, y envía representantes de bajo nivel que no pueden responder a la exigencia de retorno, reparación y justicia.

El relator de la CIDH para Guatemala, Luis Vargas, el Secretario Álvaro Botero, Joana Zylbersztajn, así como la representante de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos para Guatemala, Liliana Valiña, llegaron en helicóptero al campamento de desplazados cerca de las 10.30 de la mañana y estuvieron cerca de dos horas escuchando los testimonios de los habitantes de Laguna Larga así como de otras comunidades que enfrentan amenazas de desplazamiento como El Reloj y La Mestiza.
Previamente recorrieron el poblado destruido de Laguna Larga.

La 72, Hogar – Refugio para Personas Migrantes y el Equipo Indignación estuvimos presentes en la visita y nos sumamos a la exigencia de la comunidad de Retorno, Reparación y Justicia. Estas organizaciones, junto con Voces Mesoamericanas y la Resistencia Civil de Candelaria, Campeche, solicitamos previamente a la CIDH medidas cautelares a favor de la comunidad de Laguna Larga. Al respecto la CIDH ha solicitado ya información al gobierno guatemalteco.

 

s