Click para escuchar

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Mumia Abu-Jamal

Foto: Orie Lumumba

A principios del año de 1956, un morenito nació con el nombre de William Phillips. ¿Quién hubiera sabido que llegaría a ser el hombre ampliamente conocido como Phil África?

Para la gente que lo conocía, Phil era un revolucionario de la Organización MOVE y su Ministro de Defensa.

La gente que lo conocía nunca podría olvidarse de su enorme sonrisa que mostró un diente roto, el brillo de sus ojos, su voz ronca o su gozo de vivir.

Con su pecho ancho y los fuertes músculos de sus brazos, él irradiaba fortaleza y confianza. Tenía el don de conversar y encontraba fácil conocer a la gente con la ayuda de un ridículo sentido de humor.

La gente que realmente lo conocía sabía que Phil ––igual que el preso político indígena  Leonard  Peltier, el ex Pantera Negra y preso político Sundiata Acoli, el preso del corredor de la muerte de California Kevin Cooper, y el preso Kevin Rashid Johnson encerrado en las prisiones de Texas–– era un artista talentoso que pintaba obras extraordinarios en acrílico. Sus amistades y familia solían recibir hermosas obras de arte pintadas en la oscuridad de la cárcel.

En los años 90, lo vi en camino a un tribunal y después de saludarnos, él dijo: “Oye Mu, cuando te sientes desanimado, sólo mira hacia arriba, hombre. Ahí en el cielo, el Sol, los vientos, las nubes, toda esa maravilla, es nuestra Madre, el asombroso poder de nuestra Mamá. Es el poder que nos alimenta, que nos anima, que nos energiza. Es el poder de la naturaleza, de la vida que está en todas y todos nosotros. Es el Poder de la Vida, ¿me entiendes? Nada fabricada por este sistema es más poderosa que esto!”

Años después, me acuerdo de esas palabras como si las hubiera escuchado ayer.

Phil África ya no está con nosotros, pero de cierta manera, lo está, porque su presencia sigue siendo fresca en nuestra memoria.

Él murió misteriosamente en la prisión de Dallas en el estado de Pensilvania.

¡Phil Africa: integrante de MOVE!

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

16 de abril de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/05/24/phil-africa-integrante-de-move/

 

 

 

,

 

Nació William Phillips, el 1 de enero de 1956, pero pocas personas lo llamaron por ese nombre.

La mayoría lo conocía como Phil, y después de unirse a la organización naturalista y revolucionaria MOVE a principios de los 1970s, Phil África.

A Phil le tocó vivir la embestida policiaca del 8 de agosto de 1978 en Filadelfia, cuando casi una docena de los integrantes de MOVE fueron detenidos bajo falsos cargos. Es probable que un policía muriera por ‘fuego amigo’, pero las autoridades echaron la culpa a los integrantes de MOVE.

Phil África era uno de los nueve hombres y mujeres de MOVE condenados por homicidio doloso en un juicio fuertemente reñido. Tan reñido, por cierto, que varios días después, el juez Edwin Malmed reconoció en una entrevista radiofónica que él no tenía la menor idea ––“no tenía la menor idea” (sus propias palabras)–– de quién mató al policía.

Los 9 integrantes de MOVE recibieron una sentencia que iba desde 30 hasta 100 años: la más larga en la historia de Pensilvania desde que el homicidio doloso fue reconocido como delito en el estado. Se reportó que el juez Malmed reconoció la ilegalidad de dicha sentencia, al decir a las personas condenadas que ésta podría ser revocada en una apelación, pero que durante un rato las iba a mantener encerradas. Malmed sugirió que la justicia se haría en los tribunales superiores.

Pero no para gente con el apellido África.

Casi 37 años después de los eventos del 8 de agosto de 1978, es escandaloso que Phil y Merle África han muerto en prisión y que siete hombres y mujeres de MOVE aún sigan ahí.

Según la ley, todos deberían haber sido liberados cuando cumplieron sus condenas mínimas de 30 años en el 2008, a más tardar.

Pero estamos en el estado de Pensilvania, donde la locura se disfraza como la normalidad.

Phil perdió un hijo a mediados de los años 70, cuando algunos policías pisotearon a su bebé, Life Africa. El 13 de mayo de 1985, cuando la policía bombardeó al hogar de MOVE, otro hijo suyo, “el pequeño Phil”, se encontró entre las 11 personas asesinadas a fuego y tiros.

Phil era un talentoso artista y pintor, un hombre con el don de la ligereza, un agudo sentido de humor, y una sonrisa que siempre vivirá en nuestros corazones.

Phil África de la organización MOVE, siempre será amado y recordado por su esposa Janine África, por sus hermanos y hermanas en MOVE, y por muchísimos presos en todo el estado de Pensilvania a quienes él aconsejó a lo largo de los años.

Phil vivió 59 ciclos del planeta Tierra, antes de regresar a su Madre.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

–© ’15 maj
10 de enero de 2015
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2015/01/29/hermano-phil-africa-1956-2015-de-la-organizacion-move/

Les invitamos a celebrar la vida de Phil África el domingo 8 de febrero, 13 a 18 horas, Palma 40, México DF. Habrá una exposición del arte de Phil; proyección del documental MOVE (2003, 55 min); plática sobre Phil África, lectura de escritos suyos, mensajes solidarios y música.

 

,

PhilAfrica

Una terrible noticia. Ha muerto en prisión bajo circunstancias sospechosas un gran compañero que siempre se ha solidarizado con nosotrxs aquí en México ––un alma rebelde, luchador hasta el final. ¡DESCANSE EN LIBERTAD PHIL ÁFRICA! ¡LIBERTAD PARA ‘LOS 9 DE MOVE’!

Va el comunicado de la organización MOVE sobre su muerte:

El sábado 10 de enero 2015, Phil Africa, un revolucionario y el primer ministro de defensa de John África, queridísimo hermano, esposo y padre, murió bajo circunstancias sospechosas en la Institución Correccional de Dallas, Pensilvania.

El domingo 4 de enero Phil no se sentía bien y fue a la clínica de la prisión. Aún así, otros presos vieron a Phil caminar, estirarse y hacer saltos de tijera ese día.

Al escuchar que Phil estaba en la clínica, algunos integrantes de MOVE hicieron el viaje a la prisión a verlo, pero las autoridades les prohibieron la visita. Mientras ellos visitaban con Delbert África, Phil fue trasladado en secreto al hospital general Wilkes Barre donde lo mantuvieron aislado e incomunicado durante cinco días.

Las autoridades de la prisión SCI-Dallas no dieron ninguna información sobre la condición de Phil. Les dijeron a representantes de MOVE que Phil estaba en Wilkes Barre, pero el hospital negó que él estuviera ahí. Durante casi una semana, dijeron puras mentiras.

Fue muy sospechoso que tanto el hospital como la prisión negaran a Phil su derecho a llamar a su familia y especialmente a su esposa de 44 años, Janine África, con el pretexto de que ella no era una pariente “de sangre”. Tanto el hospital como la prisión recibieron cientos de llamadas en apoyo a Phil de varias partes del mundo. Cuando por fin permitieron que Phil le llamara a Janine el jueves, 8 de enero, él estaba muy drogado, incoherente y casi no podía sostener el teléfono para hablar con ella.

El viernes, 9 de enero, Phil fue enviado de regreso a la clínica de la prisión, a la sección para enfermos terminales. El sábado 10 de enero, a Ramona y Carlos África les dieron permiso para visitar a Phil en la clínica. Cuando llegaron, a Phil le fallaban las palabras y no pudo hablar o mover su cabeza para verlos. Una hora después de que se fueron, Delbert África llamó desde la prisión con la noticia de que Phil había muerto.

Los presos en la clínica y en toda la prisión quedaron conmocionados al escuchar la noticia. Habían visto la vigorosa salud de Phil durante décadas en las prisiones y solo seis días antes, lo habían visto tomando ejercicio, haciendo saltos, etc. Este rápido debilitamiento ocurrió cuando estaba mantenido incomunicado, sin contacto con su familia MOVE en el hospital Wilkes Barre o la prisión Dallas o en cualquier lugar que estos conspiradores lo mantenían con alevosía.

El hecho de que Phil fue aislado seis días antes de morir y que las autoridades se negaron a dar información sobre su condición es más que sospechoso.

Éste es un ejemplo grave del odio a MOVE demostrado por parte del sistema. También tenemos el ejemplo del 8 de agosto de 1978 cuando ‘los 9 de MOVE’ fueron encarcelados ilegalmente, y el ejemplo del 13 e mayo de 1985 cuando el gobierno bombardeó e intencionalmente asesinó a once integrantes de MOVE. Cuando Merle África murió en prisión el 13 de marzo del 1998, las condiciones eran muy parecidas a las de Phil. Por lo regular, ella había vivido de manera saludable en prisión, pero después de unas pocas horas de estar obligada a ir a un hospital fuera de la prisión, murió.

Phil se relacionó con gente en todas partes del mundo. Escribía y enviaba solidaridad y fortaleza a cientos de personas. Trabajó duro para aprender a pintar y creó un sinnúmero de pinturas que mandaba gratis a la gente para llamar la atención sobre ciertos asuntos o para que ellos pudieran usarlas para recaudar fondos para su lucha o para unir a la gente. Phil tomó en serio su compromiso y su trabajo revolucionario, y también sonreía, se reía y daba abrazos y aliento a la gente. Era una figura paterna cálida para muchos jóvenes en la prisión donde les enseño a boxear, pensar y fortalecerse. A pesar de que dos de sus propios hijos fueron asesinados por el estado el 13 de mayo de 1985, era como un papá para muchos. Phil y su esposa Janine fueron obligados a vivir separados durante más de 36 de los 44 años que estuvieron casados, él en una prisión y ella en otra, pero a pesar de este cruel aislamiento, se esforzaron en mantenerse en comunicación.

Es la intención del sistema que la gente de MOVE muera en prisión. ‘Los 9 de MOVE’ nunca debieron haber estado encarcelados y según su sentencia, debieron haber salido bajo libertad condicional hace seis años. El gobierno es directamente responsable para las muertes de Merle y Phil África. Phil nunca será olvidado y lo vamos a extrañar con mucho cariño, pero las cosas no van a quedar así. Su fuerte ejemplo será una inspiración para luchar más duro por la libertad de ‘los 9 de MOVE y todas y todos los presos políticos. Este último acto de saña del gobierno será un motivo para que la gente acelere el ritmo de esta revolución.
¡VIVA PHIL AFRICA!

¡VIVA MERLE AFRICA!

¡LIBERTAD PARA ‘LOS 9 DE MOVE’!

¡VIVA JOHN AFRICA!

Para obtener más información o saber cómo puedes ayudar

Comunícate con

Ramona Africa

OnaMoveLLJA@gmail.com

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2015/01/12/muere-phil-africa-en-prision-que-descanse-en-libertad/

 

,

FOTO: pintura de Phil África

FOTO: pintura de Phil África

Cuando consideramos el arte y el encarcelamiento, esto al principio nos parece un oxímoron, una asombrosa incongruencia. Pero en realidad, estas insulsas cajas de almacenamiento humano están repletas de arte, a punto de reventar.

Para la gente con ojos que vean, las artes rompen las barreras como la luz de sol en una mañana de Pascua. Hay una asombrosa cantidad de talento oculto tras estos muros, hasta que a mí me cuesta trabajo creerlo.

Pero no nos debe sorprender que muchos jóvenes se vean como raperos, porque el rap, el hip hop, es su forma artística dominante. Y si pasas tiempo con gente que tiene menos de 30 años, escucharás los ritmos cadenciosos  del rap cuando cantan la obra de alguien que aparece en video  o una composición original.

El rap es, pues, el rap. Una forma de arte verdaderamente democrática en la que cada chavo se ve como el próximo Biggie o el próximo Tupac.

Pero esto no es todo. He visto a hombres tocar teclados con ternura, gracia y un inmenso talento.

Para unos presos, un teclado es simplemente un instrumento para crear los beats, pistas de base para un rap.

Otros tocan los estándares del R&B ––de Stevie Wonder o los Temptations. Y otros más tocan sus composiciones originales, obras de bastante imaginación con dulzura y luz. Algunos tocan en la capilla de la prisión, acompañando a los sermones o las canciones de góspel.

El hecho de que este increíble talento exista en este lugar es especialmente notable porque aquí no hay clases de música. Los hombres aprenden de otros hombres o se enseñan a si mismos por ensayo y error  o con lo que logran estudiar en libros.

Les tengo una historia. Hay un joven aquí quien adora la música, como muchos otros jóvenes de su edad, aunque él nunca ha tenido la fortuna de estudiarla o tocar un instrumento. Le han dicho durante toda su vida que tiene dificultades de aprendizaje y como resultado, lee con mucha dificultad. Hace unos meses adquirió un teclado. ¡La primera noche produjo tres beats! A unas pocas semanas, él y su compañero de celda grabaron una canción con un beat pegajoso de hip hop, pero entretejido con el ritmo fluía un extraordinario solo de jazz, el sonido ligero y fantasioso del saxofón soprano. No era simplemente bueno, ¡era excelente!

Le pregunté al joven: ¿Quién tocó esto?

Me contestó: Yo.

Le pregunté: ¿Cómo lo hiciste? ¿De dónde vino?

Dijo: Lo escuché.

Le pregunté: ¿Pero qué quieres decir? ¿Que lo escuchaste en la radio?

Dijo: No hombre, lo escuché en mi cabeza.

Me quedé atónito.

Sin embargo, el encarcelamiento  puede liberar muchos talentos ocultos de la gente enjaulada.

He visto dibujos en lápiz o pluma, pinturas en acuarela o acrílico, hasta esculturas con un asombroso nivel de oficio, destreza y visión ––obras de arte que se podría exponer en cualquier museo o galería del país, hechas por presos.

Y poesía que te deja sin aliento o te hace llorar.

Oculto tras ladrillos y acero, en la sombra de una celda, solo ––el arte vive. El arte es lo que nos hace humano.

Y en este lugar, en el más inhumano de todos los lugares, el arte vive. Expresivo, de colores brillantes,  resplandeciente, original, con mágicos ecos de creatividad. Aún vive.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

-© ’12 maj
29 de noviembre de 2012
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Traducción Amig@s de Mumia, México

 

http://amigosdemumiamx.wordpress.com/2012/12/24/arte-y-encarcelamiento/

 

 

s