Click para escuchar

Por Mumia Abu-Jamal

Los eventos en torno a Charlottesville, Virginia, tienen una resonancia mucho más allá de los límites de la universidad Old Dominion.

Aunque empezaron como un asunto local, en poco tiempo asumieron un carácter nacional, porque vienen de la historia de la nación, una historia no solo en disputa, sino amargamente no resuelta.

Esa historia, por supuesto, es el veneno tóxico de la supremacía blanca y su detonante: la esclavitud africana. La intencional explotación económica, social, comunal y psíquica de los africanos duró siglos para el beneficio financiero y psicológico de la nación blanca.

Esta toxina ha contaminado el torrente sanguíneo de la nación e infectado a todos los segmentos de la sociedad.  Fue una parte integral del desarrollo de la blancura como la identidad fundamental para millones de personas que se llamaban “americanos”.

Mientras observamos las protestas que recorren el país, la primer cosa que debemos reconocer es que estas no se tratan de monumentos. Tampoco se tratan de la Guerra Civil. Se tratan del presente ––de la manera en que el país se define, cómo se ve y cómo entiende su futuro.

La historia, la historia verdadera, tiene más que ver con hoy que con ayer, porque es el camino al mañana y vive o muere en el pensamiento de la juventud que aprende o desaprende cómo este país nació, y con cuál  papel jugarán en los días por venir.

El gran luchador por la libertad, Malcolm X, dijo una y otra vez que de todos nuestros estudios, la historia recompensa mejor nuestra investigación. Él sabía esto, no solo porque su maestro, el honorable Elijah Muhammad lo enseñó, sino porque  él lo aprendió en la experiencia de su vida. Cuando era preso del estado de Nueva York, era tan odiado que le dijeron Satán,

El aprender una historia negra más profunda le hizo un hombre nuevo. Le dio confianza y transformó su aversión en amor. Le dio propósito, y lo que es tal vez más importante, perspectiva. Perspectiva. Cómo mirar al mundo, cómo interpretarlo, cómo entender por qué las cosas son como son.

Éste es el verdadero valor de la historia. Nos enseña una perspectiva del ahora, y no del ayer.

La existencia de los monumentos, ahora de color verde por la oxidación y la caca de palomas, parece ser el tema básico de la reciente polémica.

Pero la Presidencia de Trump indicó un gran salto atrás. Es la expresión de un temor profundo al futuro, al cambio, a la transformación.

Entonces, sus seguidores se aferran al ayer, invocando la tradición, como si la tradición central de Estados Unidos no fuera la esclavitud africana, la explotación de los negros, un sistema que convirtió al país en un poder económico internacional.

Por esto, Charlottesville es un momento decisivo, el punto clave sobre el cual la nación puede retroceder o avanzar, así creando una nueva historia. Esto, puede ser determinado y será determinado sólo por las y los estadounidenses.

Desde  la nación carcelaria, soy Mumia Abu-Jamal.

–© ‘17maj
18 de agosto de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México
https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/08/23/batallas-de-la-historia/

 

 

 

 

 

repactionmarch2015

 Por Mumia Abu-Jamal

Desde el fin de la esclavitud, las personas africanas viviendo en Estados Unidos han esperado y buscado reparaciones por los agravios cometidos en su contra durante siglos.

Originalmente, al terminar la Guerra Civil entre el Norte y el Sur del país, a las y los africanos les prometieron 40 acres de tierra, y una mula para trabajar la tierra que ellos habían trabajado sin paga durante siglos.

La promesa nunca se cumplió.

La gran abolicionista y líder religiosa, Sojourner Truth (1797-1883), quien había sido cautiva, exigió reparaciones, al decir: “América le debió a mi pueblo algunos de los dividendos […]. Les hare comprender que tienen una deuda con el pueblo negro que nunca podrán saldar.  Pero por lo menos tienen que reparar el daño que le causaron.”

Desde el día en que estas palabras fueron pronunciadas por primera vez hasta la fecha,  la gente negra ha llamado a las reparaciones.

Puede sorprender a algunas personas saber que el reverendo Dr. Martin Luther King, hijo, sumó su voz  al llamado.

En su libro  Why We Can’t Wait (Por qué no podemos esperar), de 1963-64, King escribió: “No hay suficiente oro para garantizar una compensación adecuada por la explotación y humillación del Negro en América a través de los siglos.  Ni siquiera toda la riqueza de esta sociedad opulenta podría pagar la factura. Sin embargo, su puede fijar un precio por el impago de los sueldos.” (p. 169).  Tal vez King no usó la palabra “reparaciones”, pero sin lugar a duda, expresó la idea.

Recientemente, el Movimiento por las Vidas Negras lanzó una plataforma de asuntos importantes para el bienestar de la gente negra. ¿Entre las cuestiones planteadas?  Reparaciones para los descendientes de los Africanos mantenidos en cautiverio.

Y más recientemente aún, en la ONU, el Grupo de Trabajo de Expertos sobre Personas de Ascendencia Africana, el cual ha estado trabajando durante seis años, concluyó que la esclavitud en Estados Unidos  era “un crimen contra la humanidad” y que el gobierno de Estados Unidos debe pagar reparaciones a los descendientes de los seres humanos perjudicados.  Los expertos de la ONU se reunieron con integrantes de media decena de agencias del gobierno de Estados Unidos, incluyendo los departamentos de Salud,  Servicios Humanos, Trabajo y Justicia. Visitaron a varias ciudades importantes en el Norte, Sur, Este y Oeste del país.

Puede ser que el momento de las reparaciones haya llegado, después de que el reclamo ha sido ignorado y rechazado durante dos siglos.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–© ‘16maj

16 de septiembre de 2016

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2016/10/11/el-caso-a-favor-de-las-reparaciones/

 

 

s