Click para escuchar

El domingo 6 de Septiembre el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presento su informe acerca de la investigación del caso Ayotzinapa, este grupo fue nombrado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En la primera parte tratábamos de explicar la importancia del informe y de la (CIDH), escribíamos los nuevos datos, como la aparición de un quinto camión, las contradicciones de los testimonios de la mayoría de los implicados y las recomendaciones que hicieron los expertos.

En esta segunda parte tratamos de poner sobre la mesa la participación del batallón 27 de Iguala y su papel histórico en las agresión en contra del pueblo guerrerense.

Puesto que el informe demuestra la responsabilidad directa de los militares al presentar testimonios que ubican agentes de inteligencia tanto en Iguala, vestidos de civil, como en al menos dos de los nueve ataques perpetrados contra los normalistas hemos considerado este hecho como el punto central del informe. Aun mas porque este punto en particular ha sido ampliamente censurado por los medios siempre cómplices de los crímenes de estado.

Dicho documento también confirma las conclusiones, que en el mismo sentido, se desprenden de los reportajes de Hernández y Fisher publicados en Proceso desde Diciembre del Año pasado y las siguientes entregas hasta las mas recientes. En relación al sistema de información inmediata para coordinar fuerzas militares y corporaciones policíacas conocido como C4. El cual evidencia que los mandos militares, incluso en la 35 Zona Militar de Chilpancingo, estaban al tanto de los sucesos en todo momento e incluso los presenciaron. Causar la muerte de civiles por omisión también constituye una violación al derecho a la vida.

Primer Reportaje en Proceso

Los hechos documentados por los expertos de la CIDH y las declaraciones ministeriales de los militares participantes que fueron obtenidas gracias a la Ley de Transparencia no solo demuestran su la implicación del ejercito por omisión sino también su presencia en el lugar de los hechos. Lo cual le da fundamento a las declaraciones originales de los normalistas sobrevivientes sobre la participación directa de los militares en la clínica y al levantar a varios de ellos para después abandonarlos en la carretera a su suerte.

Informe Final del Grupo de Expertos de la CIDH

Aun sin reportajes periodísticos de este nivel e investigaciones legitimadas por reconocidos expertos de organismos internacionales solo basta con saber que el 27 Batallón de Infantería lleva casi medio siglo de impunidad practicando el genocidio contra los civiles guerrerenses. Esto desde que inicio la guerra sucia como esta consignado en el Informe Final de la Comisión de la Verdad de Guerrero publicado en Octubre del 2014.

Informe Final COMVERDAD

Aunque la cadena de mando en la estructura organizacional militar no involucra desde un primer momento al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas y al General Secretario de la Defensa Nacional y todos sus subalternos procuradores y funcionarios, ellos pronto habrán acumulado un año de complicidad directa por encubrimiento. Aun cuando nunca sepamos lo que realmente sucedió esa noche los enormes esfuerzos por parte de gobernación para ocultar la verdadera participación de los militares se han convertido en todas las pruebas que necesitamos para saber quienes son los verdaderos responsables.

Este gobierno ha cavado su propia tumba al evitar que los militares fueran entrevistados por los expertos de la CIDH, al negarse la procuraduría a iniciar una investigación patrimonial de los políticos implicados, también con la destrucción de pruebas como los vídeos y el ocultamiento de un camión entero y por ultimo con todo este largo teatro de simulación, filtraciones y verdades históricas absurdas por parte de los mas despreciables funcionarios.

Cabe mencionar que cada miembro de la clase política y de los medios oficialistas, académicos y culturales que también se han visto cotidianamente involucrados en defender a toda costa la vieja tradición de impunidad absoluta del estado terrorista mexicano son igualmente responsables.

Mil veces quedo demostrado entonces lo que los padres y sobrevivientes de Ayotzinapa, junto a los movimientos sociales que los acompañaron, sostuvieron desde un principio. Fue el estado y viene la tormenta.

Mucho se ha hablado acerca de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, muchos medios a nuestro parecer han abusado y re victimizado a los padres de familia; esto lo digo sabiendo que los padres son gente honrada, luchadora, que te brinda ese cariño que convive con el dolor.
Respetamos a nuestros colegas y también su manera de trabajar, sin embargo lo que hicimos en radio zapote fue acompañar, caminar con ellos; es así como surge esta pequeña crónica que ojala sirva y retrate la manera en que los padres arriesgan sus vidas, la forma en que se han vuelto verdaderos luchadores sociales y ahora estandarte de la exigencia de justicia en nuestro país.

12 de Diciembre (recordando a dos caidos)

Un cohete surca el cielo con el característico silbido; segundos después una explosión hace eco en esta ciudad de Guerrero llamada Chilpancingo, es 12 de diciembre aun es cumpleaños de la morenita, hay demasiada gente, un grupo de personas bloquea el centro al parecer le exigen al gobierno local el pago de sus pagos atrasados., una comisión les pide de manera respetuosa dejar pasar a los contingentes, minutos después empezamos la caminata.
La marcha empieza, un grupo de hombres y mujeres encabezan la marcha: son las autodefensas; uno nunca sabe cuándo llegaran los porros del poder, inmediatamente la banda de guerra de la escuela normal toca galantemente, de igual forma marcha ordenada, pulcra sus trajes resaltan entre el rio de personas, algunos decoran y se expresan en los muros de la ciudad, hay una aparente calma, el sol nos castiga severamente es inclemente, las botellas de agua son insuficientes para apagar la sed que provoca.
Llegamos dónde hace tres años policías federales asesinaran a Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús estudiantes de la normal, su exigencia consistía en buscar un dialogo con el entonces gobernador Ángel Aguirre Rivero su respuesta fue breve y mortal; estos dos jóvenes al final del desalojo de la autopista yacían en el ardiente concreto, ahora a más de tres años 46 voces se unen la clamor de justicia de aquel probablemente igual de caluroso 12 de diciembre del 2011.

13, 14,15 de Diciembre planeando el concierto una luz por Ayotzinapa

En la norma Raúl Isidro Burgos nos sentimos en casa pese a las reglas que son estrictas, nace una camaradería entre todxs, en estos días se planeaba como iba a estar la cosa el día del concierto todo apuntaba en ese momento en que iba a ser un gran evento, sobre todo por el cartel, en lo particular me parece que los aguas aguas y los cojolites iban a dar todo de sí para que fuera una noche inolvidable y lo fue por lo menos para nosotrxs.
Al final se quedó en que necesitaba ir un grupo de personas para montar las vallas, nos anotamos algunos compas de medios pues nuestra intención era ayudar y documentar el progresó del toquín, llegamos con los profes de la CETEG; a eso de las 3 de la mañana empezamos a subir las vallas a una camioneta; al llegar al sitio cerca de diez camiones de pasajeros que transportaban a los policías federales se encontraban en el perímetro del concierto, por lo que se les pidió que se movieran; en un abrir y cerrar de ojos empezó la movilización de estos; cientos salían ya uniformados; pronto sabríamos de la premura de su acciones.
Después al poner las vallas en el lugar que se conoce como el caballito muy cerca del mercado de Chilpancingo, algunas personas se ponían histéricas pero cabe anotar que la mayoría eran comprensibles y apoyaban, cerca de las 4:30 de la mañana un taxi se paró en una de las vallas, de ellas descendieron cinco sujetos en estado de ebriedad y aparentemente drogados, en tono prepotente que caracteriza a estos seres al servicio del poder, gritaban que se les dejara pasar que eran federales y algunas finezas más, sin embargo se fue inflexible al evitarles el paso, al pasarse la valla alguno cayo de lo alcoholizado que estaba.

Momentos después los demás van por mas vallas, nos quedamos tres personas que al ver al taxista que han abandonado los federales sin pagarle e intercambiamos algunos puntos de vista, es cuando un camión se estaciona cerca de nosotros de él descienden algunos policías, el más drogado y alcoholizado agrede al compañeros güero, tratamos de evitar esa acción es cuando descienden, más policías federales ya uniformados y nos agreden.

Eran alrededor de 30 oficiales, en un momento de confusión el güero logra escapar y corrimos juntos, los policías nos persiguen alrededor de un kilómetro mientras nos gritan “los vamos a desaparecer” “esto les pasa por revoltosos” corremos como si no hubiera un mañana a un cierro los ojos y logro escuchar el pisar de sus botas y sus gritos de quien ha perdido la capacidad de sentir por unos cuantos pesos, al final nos escondemos en un parque, aun se escuchan a lo lejos sus gritos de demonios.

Un silencio lúgubre nos rodea y lo rompe el tono del teléfono del güero, ya se han ido los policías federales, los asesinos, los malditos; bajamos, hay un pequeña junta enfrente del hotel, al parecer aún hay policías dentro del hotel, se decide invitarlos a retirarse pero todo se sale de control los policías agreden a los compas que entran, se arma una trifulca.
Decidimos irnos, nos subimos a las camionetas, de pronto cerca de diez perreras con policías antimotines federales llegan disparando toda clase de proyectiles, desde balas de goma hasta gases lacrimógenos, tratamos de quedarnos a documentar pero es imposible, no reconocen a nadie; la orden al parecer es llegar a arrasar.

Quedá sólo una densa nube de humo que nos separa de los federales que se alinean en formación, algunos de los compañeros huyen al cerro, otros corren hacía el mercado, camino con miedo, dónde la gente se solidariza conmigo ¿eres prensa?- me preguntan- afirmo con la cabeza.
En medio de una ciudad que no conozco, los policías se acercan cada vez más; entonces decido alejarme por mi seguridad algunos son perseguidos entre ellos don Mario César González Contreras, padre de César Manuel González Fernández ; nos dice después “ pude sentir un poco de lo que debió vivir ese trágico día César”.
Llegamos a la normal y algunos músicos están alarmados pues en Chilpancingo maestros de la CETEG se enfrentaban con los policías, al final se decidió realizar el concierto en Tixtla.

Concierto en Tixtla una fiesta en honor a la resistencia

Después de dormir un poco y cubrir algunas acciones llegamos a Tixtla ayudamos un poco a cubrir algunos detalles del escenario, fue mágico y surrealista; los músicos, la gente, cuidados por la policía comunitaria que en todo momento fue respetuosa y cálida. Me quedan varios momentos en mi cabeza, por ejemplo: cuando la rondalla toco el himno de la normal de Ayotzinapa, cuando Héctor Guerra incito a todxs a abrazarse con su “bomba de amor”, aunque poco tocaron los cojolites demostraron la calidad de sus músicos, un par de canciones bastaron para prender a la poca ente que quedaba después de varias horas de concierto, al final los agua aguas llevarían al clímax la fiesta de pueblo lanzando a un pequeño a la multitud que fue bien recibido con cariño. una cena nos esperaba en la escuela, fue un momento especial dónde todxs los involucrados festejábamos, quien diría que 24 horas antes un grupo de gusanos nos perseguían y temíamos por nuestras vidas, en ese momento sentí la hermandad que solo las desgracias logran provocar.

17 de Diciembre Ayutla de los libres

Cuando salimos a un acción no se nos dice hasta que estamos ahí, cuando nos dirigíamos pasamos a la casa de Alexander Mora Venancio. Sus familiares nos reciben con gusto, al parecer no nos esperaban, nos convidan un poco de su deliciosa comida, los compañeros de puebla les dan recursos; esos que salen de los casetazos, esas acciones que la prensa se ha encargado de manchar con videos tendenciosos.
Al final nos despedimos, les damos un abrazo a los familiares, ahí en Pericón se encuentra la policía comunitaria, subimos al camión, ya nos esperan en Ayutla de los libres. En las entradas de la comunidad un retén con cientos de militares y federales nos deja pasar sin ser revisados, al llegar miles de personas abarrotan la carretera, los padres de familia se ponen al frente del contingente la imagen es muy clara: delante de ellos cientos de siniestros militares, la mayoría con palos ocultos con trapos, los padres tan valientes, porque a ellos les han quitado todo, hasta el miedo; les gritan a los militares: “¿Dónde tienen a nuestros hijos?”

Los comuneros dialogan con el mando, una caricatura de militar que sobre sale entre los esbeltos militares, le entregan un oficio que dice en síntesis: que en esas comunidades no hay problemas el problema son los militares, y su supuesto cumplimiento de la ley de explosivos, mientras dialogan un helicóptero sobrevuela demasiado bajo la zona, una forma bastante obvia de intimidar a la gente.
Esto disfraza la verdadera intención del federal; que es sin duda una guerra frontal contra las autonomías, hay que explicar que en esas zonas la PCP está muy fuerte por lo tanto la presencia de militares y sus retenes era una agresión directa en contra de las comunidades que son más de 129, algo así como 70,000 personas que ese día salieron de sus casas para correr al ejército.

Después de varias horas los representantes deciden convocar a una votación, los planteamientos son sencillos, por un lado se les pregunta quien quiere esperar la respuesta de los militares y retirarse hasta que eso suceda, la otra es a pesar de la respuesta quien está dispuesto a quedarse hasta correr a los militares o sea hasta las últimas consecuencias, se dan las votaciones, en la primera propuesta nadie levanta la mano, en la segunda todxs la levantan, de pronto entre los fuereños crece la tensión, inclusive mentiría si no les dijera que tenía miedo, pero al ver a los padres plantados uno se da valor; al final varios compañeros se replegaron, nosotrxs nos quedamos, en medio de la tensión llega la comida y el agua eso nos da cierta fuerza.

El sol baja lento, tan despacio que las sombras se mantienen estáticas, un rumor viene de la vanguardia; se preparan para anunciar algo en el micrófono, el compa anuncia que los militares se van, barullo, abrazos, sonrisas, alegría nos contagia y borra este miedo que nos crecía en la barriga minutos antes. Al salir de la comunidad la gente se despide de nosotros, pero sobre todo de los padres con esa calidez que tienen los de la costa chica que es excepcional y entrañable que jamás se olvida.

27 batallón de infantería en Iguala 18 de diciembre.

Al llegar a la ciudad de Iguala algo no cuadra, un día antes nos encontrábamos en una zona rural, casa humildes y acogedoras plagaban la carretera, pero al llegar a esta ciudad, decenas de establecimientos comerciales, todos lujosos, condominios, incluso el súper mercado frente al cuartel sobresalía por sus dimensiones.
Algunos días atrás había aparecido un video dónde se probaba la participación del ejército en la desaparición forzada de los jovencitos estudiantes de la escuela normal. Los padres se aferran a las mantas con las caras de sus hijos como si fueran ellos mismos, con esa fuerza se plantan enfrente de la puerta del cuartel, al principio no hay nadie, los militares se esconden en el interior pero un padre se mete para encararlo; les dice: ¿porque no los ayudaron cabrones?, Eran unos niños, ¿por qué los dejaron a su suerte?- El militar cuestionado solo agacha la cabeza, nadie puede imaginar el dolor, la rabia, la tristeza.

Quieren pasar a buscarlos, es cuando una comisión de sardos se plantan enfrente de los manifestantes, les dicen de todo, desde ¿dónde están? hasta insultos, pasando por la verdad; se les dice que ellos son carne de cañón que no deberían de estar matando al pueblo, que sus mandos son unos ojetes, un militar joven suelta unas lágrimas, tal vez no puede evitar sentir arrepentimiento, tal vez aun escucha en su cabeza los gritos de auxilio. No lo sé.
Dentro de las instalaciones militares cerca de cien elementos se preparan para reprimir, son militares con equipo antimotines, nos parece algo raro, la gente nos pide que les saquemos fotos, nos metemos sigilosamente, logramos captarlos aun así ellos se esconden.

Todo transcurre tranquilamente, varios compañeros se suman a la exigencia, los padres descansan un momento, pero se incorporan; los militares nos graban, más de diez cámaras captan nuestros rostros, nos vamos, pero volveremos.

19 de Diciembre Acapulco Guerrero

Si Iguala tiene una vida comercial que provoca muchas preguntas, Acapulco es la meca de la suntuosidad, un homenaje a la corrupción y al nepotismo no por algo el negro Durazo tenía su Partenón en estas tierras que aún siguen gobernadas por los caciques de los Figueroa.

Al llegar la casualidad nos acompañó, el Alcalde de Acapulco Luis Walton Aburto terminaba un evento enfrente del centro de convenciones, cuando la caravana lo vio, se intercepto y se realizó un escrache, no tardaron más de 15 minutos cuando en una calle aledaña ya se preparaban decenas de policías federales, al final nadie le falto al respeto a el alcalde, solo se le reclamo por qué nunca se había pronunciado en contra de los terribles hechos del 26 y 27 de Septiembre, se le dijo hipócrita y se retiró sin que nadie le hiciera nada, con la garantía de que ninguna fuerza del estado reprimiera la manifestación; ahí estuvimos todxs, con los padres, con este sol de Guerrero que chinga quedito, que quema sin quemar, muchos automovilistas se paraban a decir que siguieran y que estaban con los padres.

Ante todo mis compañerxs

Nunca podre imaginar que se siente que te arrebaten a tu hijo, y no saber dónde está, que los haya matado el estado de diferentes formas, que nada en el mundo se compare con tenerlo en casa, escucharlos y besarlos.
Estos días que estuve con los padres solo recibí cariño, abrazos, buenos deseos, apapachos, me sentí privilegiado, incluso cuando termino esa noche de pesadilla, me sentí en mi familia, a don Mario lo persiguieron junto con nosotros por el cerro, a Don cruz lo golpearon hasta dejarlo inconsciente; aun así la nobleza que los enaltece nunca desapareció, no digo que sean perfectos, se enojaran, y como todxs tendrán sus detalles.
después de todo solo logro creer que están vivos los 43, creo que los tiene el ejército, imposible creer lo contrario, cuando Doña Bertha con su valentía y humildad nos arrebata lágrimas de los ojos, imposible sentir lo contrario cuando les ha quemado el sol cientos de veces y el frio ha mermado su salud exigiendo justicia, me es imposible decir lo contrario, cuando solo hay amor en sus corazones y que cuando dicen que están manipulados no ven que son las personas más dignas que existen en México.
Por eso yo no lo supero, por eso me niego a nombrarlos muertos, por eso no los olvido, y los recuerdo y los llevo en el corazón; por eso: ¡vivos se los llevaron vivos los queremos!

s