Click para escuchar

, ,

Por Mumia Abu-Jamal

El reciente des-Obama.

Si existe un principio unificador del desastre conocido como el Régimen de Trump, es la misión singular del presidente para borrar la presencia ejecutiva de su predecesor, Barack Obama.

Esto se ve recientemente en la torpe anulación de la  orden ejecutiva de Obama conocida como DACA-Acción Diferida para Llegados en la Infancia. Trump lo hizo para complacer a su llamada base de nacionalistas blancos, a quienes les encanta saber del sufrimiento del ‘otro’ no blanco.

Bajo DACA, alrededor de 800,000 jóvenes, muchos de los cuales llegaron a Estados Unidos cuando eran bebés,  recibieron un pase para vivir, estudiar, y trabajar en el país, con frecuencia el único hogar que hayan conocido.

La revocación de DACA por Trump les quita ese pase y envía tremores del miedo de deportación a casi un millón de personas.

Es increíble que solo unos días antes de formalmente emitir su revocación ejecutiva, hablaba de cuánto “amaba” a los jóvenes de DACA. Qué extraña especie de amor ¿no?

La gente que ha migrado desde América Latina  se encuentra entre los beneficiarios más numerosos de DACA. Muchos de ellos  llegaron hasta acá debido a la violencia estatal apoyada por Estados Unidos en Honduras, Guatemala y Centroamérica, y no están de humor para el “amor” Trumpiano, especialmente en el estado de Arizona.

Ahí Trump les dio una bofetada en la cara al perdonar a  Joe Arpaio, el ex sheriff encontrado en desacato judicial de la orden de un tribunal federal por el uso intencional de perfiles raciales para detener a personas de tez morena.

Saben que él hizo campaña en base al miedo y odio anti-mexicano y anti-latino.

¿Qué tiene que ver el amor con esto?

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj.
6 de septiembre de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

 

Por Mumia Abu-Jamal

Su nombre fue Richard Claxton Gregory, nacido el 12 de octubre de 1932, en San Luis, Misuri. Pero el mundo lo conoció como Dick Gregory, comediante, activista de derechos humanos, crítico social y candidato presidencial.

De joven, ganó una beca deportiva como corredor, la cual le llevó a la universidad.

Pero se le reconoció más que nada como un cómico que contaba chistes hilarantes sobre el racismo y segregación estadounidense.

En 1964, asistió al mitin fundador de la Organización de Unidad Afro-Americana en el Salón Audubon en Nueva York, para escuchar a Malcolm X dar uno de sus discursos más famosos.

Gregory hizo lo que siempre hacía: contó chistes.  Después de que Malcolm le presentó como un “revolucionario” y “luchador por la libertad”, Gregory contó éste: “Por si alguna vez el FBI interviene sus teléfonos (como interviene el mío)… Fíjense que ellos no sabían…porque el FBI no se acostumbraba a intervenir el teléfono  de ningún negro, pero los agentes llegaron con equipo que valía $10,000 para intervenir mi teléfono y dos días después de instalarlo, ¡mi servicio fue cortado por falta de pago”!

El salón estalló en carcajadas. Gran parte de su rutina trató del FBI y su director J. Edgar Hoover.

Es escalofriante señalar que el FBI lo consideraba un “combativo nacionalista negro” y guardó su expediente en la sección de los “grupos de odio del nacionalismo negro”.

Gregory, quien habló abiertamente, sin miedo,  sobre una variedad de temas sociales, una vez llamó a la Mafia “las víboras más sucias que jamás hayan existido en la tierra”.

¿Qué es lo que hicieron los agentes del FBI? ¡Enviaron sus palabras a la Mafia! De veras. Imagínense.

Gregory era amigo de Malcolm X y también de Martin Luther King, hijo.

Sacrificó una carrera multimillonaria en comedia para estar en la primera línea de lucha por la libertad de los negros, donde experimentó detenciones y golpizas policiacas por ser un objetivo del desagrado del FBI.

Vivió 84 inviernos estadounidenses y en una elección presidencial en 1968, ganó 47,712 votos.

Dick Gregory regresa a sus antepasados.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

 –©’17maj
20 de agosto de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México
https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/09/05/dick-gregory-se-cierra-el-telon/

 

 

El 31 de agosto les esperamos en el Alicia para bailar al ritmo de Van-T & DJ Under, Batallones Femeninos y Sonora Criminal, con palomazo de Rastrillos, por la libertad de decenas de hombres y mujeres del Movimiento de Liberación Negra aún encarcelados en Estados Unidos desde los años 60, 70 y 80.

Con lecturas del libro ‘Agosto Negro: presas y presos en pie de lucha’, daremos una breve introducción al pensamiento y acciones de algunos integrantes de los Panteras Negras, Ejército de Liberación Negra (BLA), MOVE y otras organizaciones. Lo recaudado será para su beneficio.

Las puertas abren a las 7:03 y la música y lecturas empiezan a ñas 7:30.

¡¡Hasta pronto!!

Por Mumia Abu-Jamal

Los eventos en torno a Charlottesville, Virginia, tienen una resonancia mucho más allá de los límites de la universidad Old Dominion.

Aunque empezaron como un asunto local, en poco tiempo asumieron un carácter nacional, porque vienen de la historia de la nación, una historia no solo en disputa, sino amargamente no resuelta.

Esa historia, por supuesto, es el veneno tóxico de la supremacía blanca y su detonante: la esclavitud africana. La intencional explotación económica, social, comunal y psíquica de los africanos duró siglos para el beneficio financiero y psicológico de la nación blanca.

Esta toxina ha contaminado el torrente sanguíneo de la nación e infectado a todos los segmentos de la sociedad.  Fue una parte integral del desarrollo de la blancura como la identidad fundamental para millones de personas que se llamaban “americanos”.

Mientras observamos las protestas que recorren el país, la primer cosa que debemos reconocer es que estas no se tratan de monumentos. Tampoco se tratan de la Guerra Civil. Se tratan del presente ––de la manera en que el país se define, cómo se ve y cómo entiende su futuro.

La historia, la historia verdadera, tiene más que ver con hoy que con ayer, porque es el camino al mañana y vive o muere en el pensamiento de la juventud que aprende o desaprende cómo este país nació, y con cuál  papel jugarán en los días por venir.

El gran luchador por la libertad, Malcolm X, dijo una y otra vez que de todos nuestros estudios, la historia recompensa mejor nuestra investigación. Él sabía esto, no solo porque su maestro, el honorable Elijah Muhammad lo enseñó, sino porque  él lo aprendió en la experiencia de su vida. Cuando era preso del estado de Nueva York, era tan odiado que le dijeron Satán,

El aprender una historia negra más profunda le hizo un hombre nuevo. Le dio confianza y transformó su aversión en amor. Le dio propósito, y lo que es tal vez más importante, perspectiva. Perspectiva. Cómo mirar al mundo, cómo interpretarlo, cómo entender por qué las cosas son como son.

Éste es el verdadero valor de la historia. Nos enseña una perspectiva del ahora, y no del ayer.

La existencia de los monumentos, ahora de color verde por la oxidación y la caca de palomas, parece ser el tema básico de la reciente polémica.

Pero la Presidencia de Trump indicó un gran salto atrás. Es la expresión de un temor profundo al futuro, al cambio, a la transformación.

Entonces, sus seguidores se aferran al ayer, invocando la tradición, como si la tradición central de Estados Unidos no fuera la esclavitud africana, la explotación de los negros, un sistema que convirtió al país en un poder económico internacional.

Por esto, Charlottesville es un momento decisivo, el punto clave sobre el cual la nación puede retroceder o avanzar, así creando una nueva historia. Esto, puede ser determinado y será determinado sólo por las y los estadounidenses.

Desde  la nación carcelaria, soy Mumia Abu-Jamal.

–© ‘17maj
18 de agosto de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México
https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/08/23/batallas-de-la-historia/

 

 

 

 

 

 

Por Mumia Abu-Jamal

La conmoción de Charlottesville, Virginia, está resonando en todo el mundo. El turbulento río de odio que retumbó por la ciudad destacó un panorama de paranoia: barras y estrellas, suásticas, insignias Nazi, cruces del Ku Klux Klan y gorras con mensaje de Trump.

Son la cara oculta de Estados Unidos—ahora descubierta para que todos la vean. Son ‘América.’

Son el filo de la navaja de los millones que escucharon a Trump decir que Obama nació en África. Esto es el trumpese que dice con un guiño del ojo, “Él no es de nosotros. No es un americano de verdad, como nosotros. ¿Comprenden?”

Caras apenas maduras de una generación moribunda, la resaca inadvertida que llevó a Trump a la Oficina Oval. Pedirle a Trump que renuncie o condene a estos racistas o sus opiniones, es como pedirles a las uvas que condenen la jalea. En realidad, no se puede hacer porque ellos son parte de él, y él es parte de ellos.

Aquí vemos el trumpismo desenmascarado. Hacer  ‘América’ grande de nuevo. No me digas.

Charlottesville, Virginia, es el hijo ilegítimo de Charleston, Carolina del Sur, donde un joven neo-nazi asesinó a nueve personas negras en una iglesia hace dos años. Dos ciudades, un ejemplo. La rabia blanca  a punto de hervir. Visible y presente en los dos casos.

Los agravios de personas traicionadas por el capitalismo, por la fuga del capital corporativo, por el TLCAN y por el reloj del cambio, siempre dando vueltas, se han vuelto el combustible para que ataquen al eterno “otro” ––los negros, judíos, latinos, musulmanes,  inmigrantes, entre otros––, a cualquier persona considerada no verdaderamente blanca.

Hacer ‘América’ grande de nuevo. Hacer ‘América’ odiar de nuevo. Hacer ‘América’ blanca de nuevo. Es el trumpismo. ¿Cómo se puede esperar que Trump se denuncie a sí mismo?

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj
13 de agosto de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México
https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/08/16/la-america-de-trump-y-la-nuestra/

 

 

Hace varias semanas, un estudiante de música me preguntó sobre el movimiento de resistencia que ha crecido después de la victoria electoral de Trump. Le dije que yo sabía que iba a florecer, debido a las reflexiones musicales que muestran lo que está en el corazón de la gente.
Desde los fuegos de Ferguson, hemos visto una explosión de expresiones artísticas y musicales, especialmente en el mundo de rap.
La canción “War Zone” (Zona de guerra) del rapero sureño T.I. con su coro de “Hands up, Can’t breathe” (Manos arriba. No puedo respirar) se refiere a los asesinatos en aquella iglesia en Charleston, a Alton Sterling, a Philando Castille y a muchos más.

El rapero Nas de Nueva York, acompañado por Raye, canta “War,” de El nacimiento de una nación, la reciente película sobre la rebelión de esclavos liderada por Nat Turner en el siglo diecinueve. Según las letras, la canción es una declaración de guerra.

La canción “Hands up” (Manos Arriba) de Uncle Murda, con Maino y Jay Watts, es un desesperado llamado a venganza contra la represión policiaca y a resistencia contra el encarcelamiento masivo de la América Negra.

Tal vez la canción mejor conocida es el tema musical de la película Selma, cantada por John Legend con el rap de Common, de Chicago. “Glory” es una majestuosa obra de arte musical que relaciona el terror y brutalidad policiaca contra el derecho de votar en Selma con las más recientes luchas en Ferguson, Misuri.

La música surge de movimientos sociales, dando vida, energía e inspiración a las luchas que vienen.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.
–© ‘17maj
6 de junio de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

Panafricanistas México invita a la presentación de la Fundación Biblioteca Negra Haile Selassie I ONG, fundada en Bogotá Colombia y con ramas en el Chocó y la isla de San Andrés, y ahora con una sede en la CDMX en un formato itinerante. El objetivo de la biblioteca es difundir y socializar conocimiento y saberes de la cultura Rastafari, África y su diáspora. Sean todos bienvenid@s.
POR LOGÍSTICA DEL LUGAR INICIAREMOS 4:30 PUNTUAL, RECUERDEN REGISTRAR SU ASISTENCIA EN: panafricanistasmexico@gmail.com

Por Mumia Abu-Jamal

Las primeras horas del día. Horas de silencio, descanso y calma. El 8 de agosto, 1978, sólo se movían los pájaros en búsqueda de gusanos.

Y llegaron cientos de policías fuertemente armados.

Ellos atacaron a la casa de MOVE en Powelton Village en el Oeste de Filadelfia. Cientos, tal vez miles de balas entraron en la casa.

¿Cómo podríamos saber cuántos? Porque antes del anochecer, la casa estaría destrozada –arrasada al suelo oscuro y húmedo.

Cañones de agua llenaron la casa con cientos de galones de agua. Fue un intento calculado para correr a los integrantes de MOVE de su propio hogar comunal.

Cuando por fin ellos salieron de las aguas turbias para escapar de la muerte por ahogamiento o por disparos, enfrentaron decenas de policías diabólicamente apuntándoles con rifles y pistolas.

Por instinto, levantaron las manos para demostrar que no llevaban armas para evitar que la camarilla enfurecida de policías les dispararan.

Delbert África logró salir de una ventana del sótano con sus manos arriba y su espalda y pecho desnudos. Le dieron culatazos y golpes con un casco policial hasta que cayó, luego lo apalearon y patearon una y otra vez en la cara y la cabeza.

Cuando apareció en el tribunal para la lectura de cargos varias horas después, su ojo izquierdo se parecía más a una pelota de golf que un globo ocular. Saliva corrió por su barbilla, indicando una mandíbula fracturada.

Casi todos los hombres fueron golpeados. ¿Y qué les pasó a las mujeres?

Las llevaron en coche a las orillas del Río Delaware, donde escucharon a los policías discutiendo entre sí. Uno diría, “Vamos a violarlas y luego echarlas al agua”.

Entonces las llevaron por otro lado, hacía la Casa de Correcciones, una prisión del condado, para ser enjuiciadas.

Lo que les pasó a las mujeres y hombres el 8 de agosto –la lluvia infernal de balas, golpizas, amenazas de violación y encarcelamiento –– no fue nada comparado con lo que enfrentaron en los tribunales de Filadelfia. Ahí les negaron todos sus derechos, incluyendo su supuesto derecho de auto-representación. Fueron golpeados de nuevo cuando se negaron a participar en su propio linchamiento legal.

Y lo más elemental fue la condena. Una sentencia colectiva impuesta por el juez Edwin Malmed, de un mínimo de 30 años y un máximo de cien. ¡¿Para homicidio en 3er grado!?

Malmed, en una llamada telefónica que hice yo al talk show de Frank Ford en la radio WWDB FM, donde el juez era un invitado, respondió a mi pregunta sobre quién asesinó al policía, diciendo: “No tengo la menor idea”.

Nueve personas. Nueve hombres y mujeres. Nueve integrantes de MOVE. Desde 30 hasta 100 años.

Hoy, el 8 de agosto, 2017, marca 39 años en prisión para los integrantes de MOVE. Siete de los nueve sobreviven. Merle y Phil África han vuelto a la Fuente bajo lo que sólo se pueden llamar circunstancias sospechosas.

Otro hecho. Ninguna de las hermanas de MOVE fue acusada de portar armas.

Además, Eddie África nunca fue acusado de ninguna clase de homicidio. ¿De qué le acusan? Tentativa de asalto. No bromeo.

Los integrantes de MOVE sigue en prisión hoy en día por ser integrantes de MOVE…y punto.

No son culpables de nada excepto resistencia a un sistema racista, brutal y corrupto. El mismo sistema que dio lugar al encarcelamiento masivo en una escala jamás vista en el mundo.

Sus sentencias son una abominación.

¡Liberen a Delbert, Eddie, Mike, Chuck, Janine, Janet y Debbie África!

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

Escrito el 19 de julio de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/08/08/el-8-de-agosto/

 

James Baldwin, France, 1970

por Mumia Abu-Jamal

Nació en el Hospital Harlem, Nueva York, el 2 de agosto, 1924, por extraño que parezca, el mismo año en el que mi madre nació en el Sur de Estados Unidos.

Su nombre era James Arthur Jones al nacer de una madre bendecida con el regalo de la fertilidad, y de un padre que él nunca conoció.

A la tierna edad de tres años, su nombre fue cambiado por su padrastro, quien le regaló el apellido ‘Baldwin’, un nombre que ha resonado en el mundo literario y el mundo de los negros, y que vivirá mucho tiempo después de que él vivió su vida.

Su padrastro luchó para enseñarle la Biblia, y durante tres años difíciles, James asintió y se volvió un joven predicador que ganaba almas en Harlem, hasta que ya no pudo aguantar más.

Eso fue porque él sabía, a la tierna edad de doce años, que sería escritor. Ganaba premios en la escuela por su arte de la palabra. Leía (y releía) novelas como Uncle Tom’s Cabin (La cabaña del Tío Tom) y A Tale of Two Cities (Historia de dos ciudades), mientras mecía a un bebé con una mano y acunaba un libro con la otra, según lo que él escribió después.

Sus primeras maestras reconocieron su facilidad de palabra a una temprana edad y lo animaron a escribir.

Años después, él escribía con aguda percepción y un ingenio mordaz sobre todo a su alrededor. Sus colegas escritores, otros libros, películas y obras de teatro se convirtieron en grano para su molino que no dejaba de trabajar.

Más adelante, él  diseccionó La Cabaña del Tío Tom, tanto por ser mal escrito, como por su insípida narración sin derramamiento de sangre de una historia que requería de valor y vitalidad para reflejar los profundos y eternos horrores del sistema estadounidense de la esclavitud – y sus repercusiones tortuosas.

En uno de sus primeras obras críticas (“La novela de protesta de todos”) reproducida en  Notes of a Native Son, (Notas de un  hijo nativo), Baldwin hace pedazos La cabaña del Tío Tom, y también del éxito innovador de Richard Wright,  Hijo nativo (Native Son)

Al condenar estas obras por no estar a la altura del desafío, Baldwin escribe:

Salen como lo que son; un espejo de nuestra confusión, deshonestidad y pánico, atrapadas e inmovilizadas en la soleada prisión del sueño americano…En fin, el objetivo de la novela de protesta es muy similar al celo de aquellos misionarios de alabastro enviados a África para cubrir la desnudez de los nativos, apresurarlos a llegar a los brazos pálidos de Jesús, y por lo tanto, a la esclavitud. (Baldwin1)

Esto sí, es el buen escribir.

Baldwin publicó esta reseña de libros en la primavera de 1949, en la revista Zero, y su estilo ardiente le ganó trabajo en The Nation, Commentary, The New York Times Book Review, y Harper’s. Muchas de las revistas en las que él escribió ya no existen.

Pero ese ardor, ese chisporroteo, esa despreocupación, marcó sus escritos, y especialmente sus novelas – sobre todo cuando abordó el río de raza.

Hombre de sus tiempos, Baldwin viajó extensamente, y vivió para ver cómo se vivía la vida en diferentes lugares, bajo distintos soles, por decirlo así. Conoció a algunos africanos en el extranjero (probablemente en Francia), e intentó aprender de ellos muchas cosas que no eran de fácil acceso para los negros en Estados Unidos.  Tal vez se ven iguales, o notablemente similares, pero su manera de ver y percibir el mundo es muy distinto. Uno busca ingresar al Estado Blanco, mientras el otro busca liberarse del Invasor Blanco.

En su ensayo “Encuentro en el Seine”, Baldwin toma nota de la manera en que los africanos francófonos ven a los franceses:

El africano francés viene de una región y manera de vivir –por lo menos desde el punto de vista estadounidense– sumamente primitiva, donde la explotación asume una forma más desnuda.  En Paris, el estatus del negro africano, conspicuo y sutilmente inconveniente, es el de un ser colonial; aquí vive la vida intangiblemente precaria de alguien que ha sido abruptamente y recientemente desarraigado. Su amargura es diferente de la de su pariente estadounidense en el sentido de que no es tan deslealmente probable que se vuelva en contra de sí. Tiene a unos pocos kilómetros de distancia una patria con la que su relación, como su responsabilidad, está totalmente clara. Su país tiene que recibir –o tomar—su libertad. Esta amarga ambición es compartida con otros seres coloniales, con los cuales él tiene un idioma en común y a quienes él no tiene el más mínimo deseo de evitar. De hecho, sin su sustento, él estaría casi totalmente perdido en Paris.

Por contraste, razona Baldwin, los negros en Estados Unidos se apuran a desafiliarse de otros negros, volviéndose solitarios, aislados y bien perdidos en lugares como Paris. El negro estadounidense (llamado “nigrou” durante la juventud de Baldwin), está tan profundamente alienado de las tierras, lenguajes y creencias de sus antepasados, por no mencionar la aguda alienación de las fuerzas en el poder en la tierra de su nacimiento, que es, para usar la frase profética (anotada varios años antes de ser el título de la obra clásica de Ralph W. Ellison) un ‘hombre invisible’, tanto en Paris como en Harlem.

Las brillantes observaciones y análisis de Baldwin revelan un alma totalmente alienada, que, a decir verdad, no se siente en casa en ningún lugar; puede vivir en cualquier lugar, pero nunca encuentra seguridad, solacio o un verdadero sentido de comunidad. Pero Baldwin, siempre esforzándose a ser la excepción, y no la regla, regresó continuamente a París, donde podía vivir, trabajar y jugar de una manera que no era posible en Estados Unidos.

El regalo de Baldwin es su implacable afán de decir la verdad sobre los norteamericanos, tanto los negros como los blancos, que han estado encerrados durante siglos en un abrazo fatal, repelente, sin amor, y a veces amoroso. Cada quien es un desconocido para el otro, cada quien sabe lo que no se dice pero que se piensa en lo profundo, del otro.

Desde sus primeros días como crítico hasta su vida como novelista exitoso, Baldwin dice las verdades incómodas sobre lo que significa ‘América’ y lo que no significa.

Su ojo es infalible, porque cita con verdad. Su lengua reprende la nación donde nació, la cual, en su práctica durante largos siglos, odia y teme a él y los suyos, acostumbrándose a los duraderos odios estadounidenses.

Ahora, a esta hora, en este día de conflicto, hace falta repetir sus percepciones, porque aun cuando algunas cosas han cambiado, hay que gritar la pura verdad: algunas cosas siguen igual.

El tiempo, al parecer, es un espejismo, el cual pasa, sin lugar a duda, pero se repite, como una tira Mobius temporal, repitiendo horrores que se suponían eran del pasado, con nuevas formas insidiosas.

En su ensayo, “Extranjero en la aldea”, Baldwin prevé el ahora que estamos por heredar, al observar,  “El mundo ya no es blanco, y jamás será blanco de nuevo.” (Baldwin 129).

¿Él pudo prever el ascenso de una figura como Trump, que busca a más no poder “hacer América grandiosa otra vez” en una carrera loca hacia los 1950s? Tal vez sí, tal vez no. Tal vez esta visión superó sus agudas percepciones.

Pero no apostaría por ello. Baldwin era un hombre que conocía y admiraba a Martin Luther King y Malcolm X.  Le dolió el rechazo  del Ministro de Información del Partido Panteras Negras, Eldridge Cleaver, debido a su preferencia sexual. Pero Baldwin, siendo Baldwin, también ha de  haber reflexionado sobre el dolor que sus propias reseñas ocasionaron a Richard Wright, un amigo mayor y mentor suyo.

En sus últimos años, la hepatitis casi acabó con él, pero sería el cáncer de esófago que lo devolvió a sus antepasados.

Sus palabras, su brillantez, su valor quedan, para nutrir vidas nuevas de gente más joven, animada tanto por su grandeza como por su vida gay.

James Arthur Baldwin se ha vuelto un antepasado; se ha hecho inmortal.

OBRA CITADA. Baldwin, J (1998): Collected Essays: Notes of a Native Son, Nobody Knows My Name, The Fire Next Time, No Name in the Street, The Devil Finds Work (Other Essays). New York: The Library of America.

–© ‘17maj
 Discurso escrito 5 de Julio, 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

,

 

Por Mumia Abu-Jamal

 Desde las recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos, parece que la distancia entre los dos lados del electorado se ha ampliado.

Los votantes de un lado opinan que el presidente es esencialmente ilegítimo; según los del otro lado, aquellos que votaron contra el presidente son básicamente desleales.

Las diferencias son abismales, con visiones bien distintas sobre adonde se dirige el país.

Éste no es un fenómeno nuevo.Alexis de Tocqueville, el brillante especialista en ciencias políticas que escribió el clásico libro, Democracia en América, visitó a Estados Unidos y quedó asombrado por las distancias entre los partidos políticos norteamericanos. Escribió:

“Los partidos que amenazan a la Unión no se basan en principios abstractos, sino en intereses temporales. Se puede decir que estos intereses, diseminados en las provincias de un imperio tan vasto, constituyen naciones rivales, y no partidos”. [p. 204]

Al escribir a comienzos de la década de 1830, de Tocqueville, predijo la Guerra Civil en Estados Unidos unos 30 años antes de que el primer bombardeo se diera contra Fort Sumter, Charleston, Carolina del Sur, en 1861.

Los partidos que existen hoy son animales políticos distintos, pero mantienen una relación contenciosa hasta la fecha.

El bipartidismo es un espejismo, porque cada lado lucha por la supremacía, y en última instancia, por el poder.

El padre fundador de la China contemporánea, Mao Tse-tung (1893-1976), escribió una vez que, “la política es guerra sin derramamiento de sangre”.

En vista de los recientes eventos en Washington, tal vez tendremos que pensar de nuevo en esta definición.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

–© ‘17maj
18 de junio de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/07/19/una-nacion-en-guerra-consigo-misma/

Por Mumia Abu-Jamal

Las personas que han estudiado la Revolución Negra global del siglo veinte han tenido que leer la obra maestra de Franz Fanon: Los condenados de la tierra. Se conocía como la guía de la Revolución Negra, desde Accra en Ghana hasta Oakland en California, EUA.

Esta obra, tanto un estudio psicológico como un diagnóstico de la naturaleza del colonialismo francés en Argelia, dio a los militantes un tremendo conocimiento de la naturaleza del imperialismo y de cómo la resistencia estalló en su contra.

Una líder anterior de los Panteras Negras, Kathleen Nesl Cleaver, escribió que la influencia de Fanon sobre los revolucionarios negros en Estados Unidos fue profunda.

Pero antes de que él publicara Los condenados de la tierra, escribió una extraordinaria serie de artículos de manera anónima para la revista revolucionaria argelina El Moudjahid, desde septiembre de 1957 hasta enero de 1960.

Los ataques de El Moudjahid contra las autoridades políticas, coloniales y militares franceses son excepcionalmente agudos y centrados, reflejando la visión única, tanto psicológica como ideológica,  de Fanon sobre las luchas argelinas y africanas contra el imperialismo.

“Moudjahid” es un término árabe que significa uno que libra jihad, o lucha, y aquí uno ve a Fanon en una potente guerra de palabras contra la ocupación externa de Argelia.

Pero Fanon era mucho más que un guerrero de palabras. En su obra de 1964, Hacia la revolución africana, encontramos a Fanon el crítico, el analista político, el africanista, el internacionalista, el marxista, y el anti-imperialista.

En sus artículos publicados en El Moudjahid, Fanon anónimamente da voz al Frente de Liberación Nacional (FLN) argelino y se burla de los esfuerzos de Francia de inculparlo de violaciones, asesinatos y masacres. También condena a los colaboracionistas árabes y africanos,  y examina la manera en que las fuerzas armadas francesas utilizaron la tortura para intimidar a la resistencia argelina.

Fanon escribe: “La tortura en Argelia no es un accidente, tampoco un error o falla. No se puede entender el colonialismo sin ver la probabilidad de tortura, violaciones y masacres”.

Fanon era un periodista revolucionario, o más bien, un revolucionario que trabajaba como periodista. Su corazón estaba con todos los movimientos de liberación nacional, anti-imperialistas y revolucionarios.

Su corazón estaba con sus amigos rebeldes, como Nkrumah de Ghana y Lumumba, del Congo.

Su corazón estaba con quienes él llamó “los condenados de la tierra” – con los desposeídos del mundo.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

25 de junio de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/07/07/franz-fanon-periodista-revolucionario/

 

Por Mumia Abu-Jamal

Un hombre hace un plan. Se pone al acecho. Está cazando… a congresistas.

Los ve. Carga al hombro su metralleta. Abre fuego, decidido a matar, también decidido a morir.

¿Qué significa esto?

Son raras veces que el aprecio público para el Congreso haya caído a un nivel tan bajo como el que hay ahora. El cuerpo legislativo se doblega ante sus amos corporativos y desata un infierno sobre los pobres, haciendo recortes, recortes y más recortes de cualquier cosa que beneficie a la gente sin dinero o poder, en nombre de la libertad.

¿Cuál libertad?

La libertad de pasar hambre. La libertad de desear atención médica que está más allá del alcance de uno.  La libertad de servir a los ricos.

¿Qué significa esto?

Tal vez dirán que el tirador es un loco perdido…

…hasta la próxima vez.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj
15 de junio de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México
https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/06/16/que-significa-esto/

Por Mumia Abu-Jamal 

Ha sido extremadamente difícil escribir sobre la presidencia de Trump, que aparentemente se desmorona ante nuestros ojos.

En parte, esto se debe al acelerado paso de las nuevas revelaciones, los escándalos suplantados por nuevos escándalos, las ridículas declaraciones (y tuits) del presidente, una cascada diaria de locura.

Por su parte, los medios masivos de comunicación se nos abalanzan durante las 24 horas del día, sin la más mínima señal de un descanso.

Otra parte es la mera obsesión de Trump con los medios sociales y su habilidad singular de descalificar a sus propios voceros con un tuit.

Estamos en medio del más reciente ‘reality show’, El Espectáculo Trump, con  Donald J. Trump, una maniaca superestrella que no ha decidido si presentará una comedia o una tragedia pero al parecer, se ha conformado con la farsa. (más…)

Mumia con su hermano Keith Cook el 17 de abril de 2017 en la prisión Mahanoy

 

Hay un cambio monumental en el caso de Mumia Abu-Jamal. Por primera vez en muchos años hay una oportunidad de llevarlo a casa.

El martes 30 de mayo habrá una conferencia de prensa y mitin afuera de la Fiscalía de Filadelfia para exigir todos sus archivos sobre el caso de Mumia Abu-Jamal. Luego habrá una marcha a las oficinas de varios medios de comunicación para exigir cobertura imparcial sobre la reciente decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos, Williams vs Pennsylvania, que se puede aplicar al caso de Mumia y cientos de otros casos.

En el caso Williams, el tribunal dictaminó que un juez no puede escuchar un caso en el que tuvo un papel importante como fiscal. Ronald Castille era fiscal y juez en el caso del joven Terrance Williams, condenado a muerte por matar al señor Amos Norwood a golpes. En la Fiscalía de Filadelfia, Castille supervisó el enjuiciamiento del joven y aprobó la pena de muerte.  Años  después, como juez de la Suprema Corte del estado de Pensilvania, Castille no cumplió con su obligación de recusarse, sino escuchó el caso y avaló la pena de muerte para Williams, ocultando durante 28 años el hecho de que Norwood había violado con extrema violencia a Terry Williams repetidamente durante años antes de que el joven lo matara.

En una audiencia celebrada en el tribunal del juez Leon Tucker el 24 de abril de 2017, Mumia Abu-Jamal y otras 16 personas argumentaron que Ronald Castille hizo el papel de fiscal y juez en cada uno de sus casos—un conflicto de interés y violación de la Constitución. Desde entonces, el juez Tucker ha emitido opiniones favorables en varios de estos casos, incluyendo el de Mumia, donde ordenó que la Fiscalía entregara antes del 30 de mayo todos los archivos que tienen que ver con la actuación de Ronald Castille en su caso.

El día de la audiencia, el fiscal actual de Filadelfia Ronald Eisenberg alegó que si el juez Tucker dictamina a favor de Mumia Abu-Jamal, la Fiscalía no tendrá suficiente tiempo o dinero para litigar de nuevo todos las apelaciones que pueden resultar. Sin embargo, lo que no dijo Eisenberg es que si la apelación de Jamal se acepta, esto podría abrir la puerta a otros cientos de reclamos y crear una tempestad de fuego para muchos ex fiscales quienes llegaron a revisar sus propios casos al hacerse jueces.

Recordemos que la reciente victoria de Mumia con respecto al tratamiento de Hepatitis C, abre la puerta para que otros 6 mil presos en Pensilvania puedan recibir tratamiento. De la misma manera, una victoria para Mumia en esta nueva apelación puede abrir las puertas para la salida de cientos de personas de prisión y la caída de las carreras de muchos políticos que han hecho una fortuna arruinando las vidas de lxs demás y violando la ley y la Constitución de Estados Unidos.

Aunque el juez Tucker ordenó la entrega de los archivos sobre la participación de Ronald Castiille en el caso de Mumia,  sabemos que la corrupta Fiscalía de Filadelfia buscará cualquier pretexto para no entregarlos. Por eso es muy importante ejercer presión y llamar la atención de los medios al caso.

Hagamos llamadas a 001-215-686-8000 y enviemos correos a DA_CENTRAL@phila.gov que dicen: Release all files about role of ex District Attorney Ron Castille in the case of Mumia Abu-Jamal.

Información tomada del boletín de prensa de la coalición Mobilization for Mumia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Mumia Abu-Jamal

Foto: Orie Lumumba

A principios del año de 1956, un morenito nació con el nombre de William Phillips. ¿Quién hubiera sabido que llegaría a ser el hombre ampliamente conocido como Phil África?

Para la gente que lo conocía, Phil era un revolucionario de la Organización MOVE y su Ministro de Defensa.

La gente que lo conocía nunca podría olvidarse de su enorme sonrisa que mostró un diente roto, el brillo de sus ojos, su voz ronca o su gozo de vivir.

Con su pecho ancho y los fuertes músculos de sus brazos, él irradiaba fortaleza y confianza. Tenía el don de conversar y encontraba fácil conocer a la gente con la ayuda de un ridículo sentido de humor.

La gente que realmente lo conocía sabía que Phil ––igual que el preso político indígena  Leonard  Peltier, el ex Pantera Negra y preso político Sundiata Acoli, el preso del corredor de la muerte de California Kevin Cooper, y el preso Kevin Rashid Johnson encerrado en las prisiones de Texas–– era un artista talentoso que pintaba obras extraordinarios en acrílico. Sus amistades y familia solían recibir hermosas obras de arte pintadas en la oscuridad de la cárcel.

En los años 90, lo vi en camino a un tribunal y después de saludarnos, él dijo: “Oye Mu, cuando te sientes desanimado, sólo mira hacia arriba, hombre. Ahí en el cielo, el Sol, los vientos, las nubes, toda esa maravilla, es nuestra Madre, el asombroso poder de nuestra Mamá. Es el poder que nos alimenta, que nos anima, que nos energiza. Es el poder de la naturaleza, de la vida que está en todas y todos nosotros. Es el Poder de la Vida, ¿me entiendes? Nada fabricada por este sistema es más poderosa que esto!”

Años después, me acuerdo de esas palabras como si las hubiera escuchado ayer.

Phil África ya no está con nosotros, pero de cierta manera, lo está, porque su presencia sigue siendo fresca en nuestra memoria.

Él murió misteriosamente en la prisión de Dallas en el estado de Pensilvania.

¡Phil Africa: integrante de MOVE!

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

16 de abril de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/05/24/phil-africa-integrante-de-move/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Mumia Abu-Jamal

Foto: Orie Lumumba

Hace muchos años cuando yo trabajaba en una estación de radio orientada a la comunidad negra en Filadelfia, conocí a Mike África, quien llegó a la estación para hacer una entrevista, junto con Delbert, Eddie y varios otros integrantes de MOVE.

Me acuerdo de haberle preguntado a Mike cómo llegaron. ¿En autobús? me imaginé. Mike me vio y dijo con calma: “No, venimos corriendo.” Lo dijo tranquilamente, como si me estuviera diciendo la hora.

Me asombró porque la distancia entre su casa central en Filadelfia Oeste, ubicada en la Calle 33, esq. Avenida Powelton, y los estudios de WHAT-AM, en Fairmount Park, tenía que ser alrededor de 16 kilómetros.

Michael África es un corredor nato, quién corre como otras personas caminan. Desde agosto de 1978, ha estado corriendo alrededor de los jardines de las prisiones de Pensilvania porque él, como los demás hombres y mujeres de MOVE condenados bajo cargos falsos, ha estado enjaulado desde entonces.

Mike habla de sus esfuerzos para salir de prisión:

Después de esperar 5 meses, por fin recibí una respuesta del Consejo de Libertad Condicional. Negaron mi petición por la octava vez, con los mismos pretextos: no declarar culpabilidad, no expresar remordimiento, recomendaciones negativas del juez original del caso, recomendaciones negativas del fiscal. (Lo del juez original es un pretexto nuevo. Tuvieron que esforzarse en encontrarlo porque él ha estado muerto durante 30 años.)  

Según Michael, las “audiencias” son pura farsa. Él explica lo que realmente pasa con gente de MOVE en estos procesos:

No estamos en prisión por el crimen por el que nos condenaron. Estamos en prisión por nuestra resistencia, por reclamar nuestro derecho a la auto-determinación, por mantener nuestra creencia en la libertad de acuerdo con el ejemplo que nos dio nuestro fundador John África. Como ellos bien saben, esto no tiene nada que ver con armas, sino todo que ver con un compromiso con la libertad para todas formas de vida.

 Como el mismo John Africa explicó en su declaración final en el juicio conocido como “John Africa vs. el sistema; “He sido un revolucionario toda mi vida, desde que pude entender la palabra ‘revolución.’  He sido un revolucionario porque ¿no ven? Revolución simplemente significa ‘girar, generar, activar’. No significa ser malo y matar a la gente o bombardear a la gente. Significa hacer lo correcto. Si el mundo no se revolucionara, todo se detendría. Si tus pulmones no se revolucionaran, tú te detendrías. No recibiste tu corazón de este sistema. Recibiste tu corazón de la referencia a la vida y en esta quieren obligarnos a dejar de creer.”

Es la única arma que tenemos. Es la única arma que necesitamos.

Y es la única fuerza que MOVE ha usado contra el sistema. La verdad.

 ¡Viva John África!

Las palabras de Michael Africa, integrante de MOVE.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

26 de marzo de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan

http://www.prisonradio.org/media/audio/mumia/his-name-michael-africa-245-mumia-abu-jamal

Texto circulado por Fatirah Litestar01@ aol.com

Traducción: Amig@s de Mumia de México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/05/18/michael-africa-integrante-de-move/

 

 

 

 

Por Mumia Abu-Jamal

Foto: Orie Lumumba

 Janine Africa ha sido integrante de la Organización MOVE* desde los años 70.

El 8 de Agosto de 1978, estaba en la casa cuando ésta fue atacada por una falange de policías fuertemente armados con escopetas y armas automáticas.

Como casi todas las personas en la casa, ella fue detenida y acusada de disparar y matar a uno de los policías que estaba disparando hacia la casa, aun cuando los hechos indican que él era víctima del “fuego amigo”.

Aunque ni siquiera acusaron a Janine de la posesión de un arma, ella, como toda la gente de MOVE, fue encontrada culpable y condenada a una obscena sentencia de un mínimo de 30 y un máximo de 100 años.

Era esposa del fallecido Phil Africa, pero a pesar de su pérdida y tantas otras desgracias, ella sigue siendo una comprometida integrante de MOVE casi 40 años después.

Al observar las condiciones actuales, Janine comenta sobre las cosas que han cambiado muy poco:

            Me gustaría hablar de los valores de MOVE y de su importancia hoy en día porque en un momento un reportero me escribió para preguntarme si yo pensaba que los valores seguían siendo relevantes. Tuve que decirle, “Claro que sí”.  Sigue siendo importante luchar contra muchos problemas que existían en los 70.  Todavía tenemos la brutalidad policiaca; todavía tenemos el encarcelamiento injusto de personas inocentes, de presas y presos políticos; todavía tenemos políticos corruptos; todavía tenemos los estereotipos de varias minorías; todavía tenemos el abuso de animales; todavía tenemos el abuso del aire, el agua, la tierra. John África convenció a MOVE de luchar contra todo esto en los años 70 pero las cosas siguen igual. De hecho, son peores. Ahora disparan y matan a la gente en la calle y sale en la tele, y luego te dicen que esto no es lo que viste. Y nada les pasa a los policías.   

Como muchas otras personas de MOVE, le queda muy clara que la revolución es necesaria para todas y todos– para salvarles la vida, la salud y su propia cordura. Janine agrega:

            MOVE sigue siendo relevante aquí y ahora, y la gente debe entender esto. Lo que dijimos en los 70 es importante hoy en día. Esto no es un asunto de MOVE. Es un asunto de justicia, de honradez. Si permiten que MOVE y otros presos políticos queden en prisión, lo mismo les puede pasar. Las personas asesinadas en la calle no son revolucionarias. No son personas que levantan la voz contra el gobierno. Son ciudadanos normales que se encuentran en el lugar equivocado en la hora equivocada, dando a esos policías un pretexto para justificar sus muertes. 

Ha pasado mucho tiempo. Esto sí es cierto, pero muchos problemas no solo continúan. ¡Ahora son más graves!  “El sistema”, ella alega, “es un cáncer.”

Has estado escuchando a la integrante de MOVE, Janine Africa, quien sigue en movimiento.  ‘¡Ona Move!’

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17 maj

20 de marzo de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: http://www.prisonradio.org/media/audio/mumia/janine-africa-move-member-325-mumia-abu-jamal

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/05/08/janine-africa-integrante-de-move/

*Este mes les invitamos a dos eventos en apoyo a la Organización MOVE:

El jueves 11 de mayo a las 7 pm, estaremos proyectando el excelente documental “MOVE”, narrado por Howard Zinn, en el café La Luciernaga, Isabel la Católica 109, Col. Centro, a las 7 pm.  Ahí tendremos una exposición del arte de Phil África. El documental de 55 minutos, hecho en 2003 por los directores Ryan McKenna y Ben Garry de Cohort Media en Filadelfia, presenta la fundación de MOVE a principios de los ’70 por John África, sus actividades anti-sistémicas en defensa de la vida natural, animal y humana,  los dos actos de guerra urbana contra la organización, y la lucha por la libertad de sus presos y presas políticas que ahora tienen casi 39 años tras las rejas.

El viernes 12 de mayo  a las 6 pm, presentaremos el documental comercial “Que arda el fuego” (Let the Fire Burn) en el Reggae Biker, Ayuntamiento 145, Col. Centro. También habrá exposiciones gráficas, teatro, poesía, hip-hop  y reggae. El filme del director Jason Osder, 2013, 95 mins EUA, muestra como el 13 de mayo de 1985, la policía de Filadelfia arrojó desde un helicóptero una bomba sobre la casa colectiva del grupo radical MOVE. Materiales de archivo establecen la cadena de mando en uno de los peores crímenes jamás cometidos en una ciudad de Estados Unidos.

 

Sólo cinco días después de la audiencia celebrada el lunes 24 de abril de 2017 para retomar la Apelación de Remedio Post-Condena (PCRA) en el caso de Mumia Abu-Jamal, el juez Leon Tucker del Tribunal de Causas Comunes emitió una orden sumamente favorable a él.

El 29 de abril de 2017, el juez Tucker dictaminó: “El Commonwealth tiene que producir cualquier documento o record en posesión o bajo el control de la Fiscalía de Filadelfia que demuestra el involucramiento personal del ex Fiscal Ronald Castille en el caso… y declaraciones públicas suyas durante y después de su mandato como el Fiscal de Filadelfia”.

Y lo tiene que hacer dentro de 30 días.

Es la primera vez que un juez ha ordenado que la Fiscalía de Filadelfia entregue evidencia y abra sus archivos en una apelación de Mumia.

En la audiencia del día 24, Mumia fue representado por las abogadas Christina Swarns, de la NAACP LDF, y Judith Ritter, de la Universidad Widner. Cientos de personas llenaron el tribunal y las calles para exigir justicia para Mumia el día de su cumpleaños 63.

La petición para reabrir las apelaciones se basa en el reciente dictamen de la Suprema Corte de Estados Unidos en el caso de Williams vs Pensilvania, que establece que el juez en una apelación no puede participar en un caso en el cual él anteriormente tenía un papel  personal en una importante decisión procesal. En este caso el juez era Ronald Castille.

Castille también había sido sub-fiscal y supervisor durante el juicio de Mumia en 1982 y Fiscal durante la apelación de Mumia en 1989. Después de ser elegido como juez de la Suprema Corte de Pensilvania con el apoyo de la policía organizada en 1994, Castille se negó a recusarse en las audiencias de Mumia y falló en su contra en todos los casos que impugnaron las acciones de la Fiscalía de Filadelfia que él había encabezado.

Durante la audiencia del día 24, Swarns dejó bien claro que no se va a tolerar la costumbre de la Fiscalía de Filadelfia de mentir a los tribunales de apelación. Dijo que esta costumbre también había sido revelada en el caso Williams, el cual destaca el doble papel del mismo Castille como procurador y juez contra Terrence Williams. En ese caso la Suprema Corte fustigó a la Fiscalía duramente por no revelar evidencia crucial—evidencia que la Fiscalía había ocultado durante muchos años. Cuando la procuraduría argumentó que el abrir más de 30 apelaciones costaría demasiado tiempo y dinero y que esto, en efecto, sería “demasiada justicia”, la Corte dejó en claro que no hay tal cosa como “demasiada justicia”.

La decisión de Tucker implica un rechazo a los argumentos de la Fiscalía de Filadelfia de que la petición no se presentó “a tiempo” y que el dictamen de la Suprema Corte de Estados en Williams no se aplica al caso de Mumia. Ésta es una oportunidad para empezar a desentrañar las décadas de corrupción policial y procesal que han plagado los esfuerzos de Mumia para ganar justicia y libertad después de ser criminalizado del asesinato del policía Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981. Es un paso crítico hacia lograr la derogación de todas las decisiones de la Suprema Corte estatal de Pensilvania desde 1995 hasta 2008, las cuales avalaron el veredicto de culpabilidad de Mumia emitido en 1982.

Sabemos que habrá nuevas maniobras para limitar su acceso a los tribunales y ganar su libertad y también sabemos que su libertad no sólo depende de lo que pasa en los tribunales, sino de un tremendo aumento en el apoyo público para llevarlo a casa.

*Información tomada de Noelle Hanrahan de Prison Radio, la abogada Rachel Wolkenstein y the Campaign to Bring Mumia Home.

Amig@s de Mumia de México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/05/06/mumia-avanza-en-el-terreno-juridico/

Al riddim del reggae dub, escuchamos la voz de Mumia Abu-Jamal en este insólito disco que seguramente llevará su mensaje muy lejos. Sueños. Ilusiones. Poder. Imperio. Realidad. Libertad. En una primera versión de cada pieza, Mumia lee un ensayo suyo sobre la historia, la política o la música. Y en una segunda o tercera versión, hay fragmentos de su voz– ecos o reverbs de una palabra clave, o una pura interpretación instrumental. Si queremos leer sus palabras, aquí también encontramos las versiones impresas de los ocho textos en inglés y español escritos entre 2003 y 2013 ––cinco de ellos cuando Mumia todavía estaba en el corredor de la muerte, y tres más después de 2011, al vivir amenazado de una muerte lenta con una sentencia de cadena perpetua. Ahora enfrenta otra amenaza de muerte debido a que las autoridades de las prisiones de Pensilvania le niegan tratamiento para la Hepatitis C que padece.
En estos textos, conocemos la perspectiva de Mumia sobre varios temas. ¿Saben por qué dice que la historia de África es la historia de la humanidad? ¿Es cierto que hay miedo y odio a los migrantes mexicanos en Estados Unidos porque muchas personas ven México como una nación “no-blanca”? ¿Es correcto decir que la política “busca crear la ilusión del cambio sin cambiar las relaciones esenciales del poder”? ¿Saben cómo los bancos lograron desalojar a más de 10 millones de estadounidenses de sus casas, sus ahorros y sus sueños? Estos ensayos nos ponen a reflexionar y actuar.
En 2003, el periodista describe la manera en que el Imperio Estadounidense usa la fuerza brutal para mantener su poder global, destacando que “Hay una profunda contradicción en el centro de la vida política estadounidense: la pretensión de ser una democracia y la amarga lucha para negarla a casi generic levaquin side effects todos los demás en el mundo todo en nombre de ‘llevar la democracia’ al mundo…”.
Al ver de lejos la primera inauguración presidencial de Barack Obama, Mumia comenta que lo que más le conmovió era algo completamente inesperado: la magia de la música sobre una explanada llena de millones de personas. Y en su ensayo “Libertad Falsa”, pregunta: ¿Es cierto la percepción que “la libertad está aquí, ya que vivimos en ‘una América post-racial”? Para que nadie ponga sus esperanzas en un solo político o en las instituciones del gobierno, él compara este periodo con la era de la Reconstrucción después de la Guerra Civil en Estados Unidos. En aquel entonces millones de ex esclavos empezaron a hacer sus sueños realidad antes de ser atacados por terroristas blancos solapados por los políticos una década después, dejando intacta la supremacía blanca durante más de un siglo.
En su ensayo “Música del alma” (2013), Mumia dice que cuando los Africanos llegaron a las Américas como cautivos, “la música se volvió nuestra herramienta fundamental de comunicación”. En medio de la desolación de la esclavitud, “miramos hacia adentro para crear la música de nuestra alma.” Dice que a diferencia de cualquier otro grupo nacional o etnicidad, “hemos creado una nueva forma de arte en casi todas las generaciones, así reflejando nuestro paso por esta sociedad.” Se refiere a la música del jazz interpretada por figuras icónicas como John Coltrane y Rashaan Roland Kirk como “una expresión de las alturas que alcanzamos” a la vez que lamenta su comercialización igual que la del hip hop. Insiste en que “tenemos que restaurar nuestra alma. Hay que cantar las canciones de nuestro pueblo y no cantar para los que nos echan centavos envenenados”.
Amig@s de Mumia en México

(Click en la imagen para ir al disco)

Por Mumia Abu-Jamal

Ya se inició.

Hoy marca mi segundo día en el régimen de tratamiento con las drogas anti-virales de acción directa (DAADs), diseñadas a eliminar la Hepatitis C de mi sistema.

Ustedes del pueblo lo hicieron posible.

Ustedes del pueblo llenaron dos salas de un tribunal en Scranton, Pensilvania, en diciembre de 2015.

Ustedes del pueblo apoyaron a nuestros abogados ––Bret Grote del Abolitionist Law Center (Centro de Derecho Abolicionista) de Pittsburgh, y Bob Boyle,  de  la Ciudad de Nueva York––, y también al Dr. Joseph Harris, quien me diagnosticó la Hepatitis C cuando yo estaba cabeceando en una silla de ruedas en la sala de visitas de la prisión, y después se presentó como un testigo experto en nuestras audiencias en Scranton.

Ustedes del pueblo nos enviaron amor, oraciones, cartas, postales, dinero y fuerza. Me parece que las palabras “Les agradezco” palidecen ante todo esto.

Aun así, les agradezco.

La lucha no se ha terminado, pero esto es un gran inicio.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

7 de abril de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/04/19/el-inicio/

 

Página 1 de 712345...Último »
s