Click para escuchar

Una historia más de migración y cárcel.

El grupo de Trabajo, No estamos Todxs de lucha anticarcelaria, denuncia.

Mi nombre es Roberto Carlos Ruiz Hernández, originario de Tegucigalpa, capital de Honduras. Salí de Honduras en el 94 chamaquito arrastrándome de una mano con mis tíos. Llegamos a agarrar el tren en Arriaga y de ahí nos dirigimos a Ixtepec, Oaxaca. Llegué a la frontera de Texas y estuve 4 años en Estados Unidos. Me deportaron porque traía una luz fundida en el carro y me paró la policía. Me deportaron a Honduras. Al mes volví a cruzar. En dos meses y medio llegué a Estados Unidos otra vez y estuve 4 años. Esta segunda vez me deportaron por una redada de migración. Ahí me dedicaba yo a pintar plataformas, tanques… donde guardaban el aceite. Me deportaron a Honduras y esta vez me quedé un año y medio. Viendo la situación de la pobreza decidí volver a iniciar mi viaje a Estados Unidos. De camino me quedé en Chiapas y conocí a mi mujer Patricia Díaz Moreno, con la que tengo ahorita dos hijos. La mayor tiene 9 y el pequeño tiene 5. Nació estando yo dentro. Ahorita tengo como 10 años en México. En Paredón me dedicaba a la pesca. Dada la cuestión de la situación económica en la que vivía, decidí partir otra vez a los Estados Unidos.

El día 22 de mayo del 2013 me encontraba esperando el tren en la ciudad de Arriaga, en Chiapas, aproximadamente alrededor de las seis o seis y media, cuando de momento la policía de la fiscalía, todos vestidos de negro, me detuvieron. De hecho, cuando a mi me detuvieron hablaban de un robo, me dijeron que supuestamente había habido un robo, que iban a ver si yo era una de las personas que robaron. Porque supuestamente el delito que me pusieron no soy solo yo, son cuatro personas. Pero la cuestión fue que nunca me llevaron a que alguien me señalara, me llevaron a una casa de seguridad. Ahí estuve toda la noche incomunicado, estuvieron torturándome, me pegaron una buena chinga, me quitaron hasta un pedazo de  carne ahí donde me arrastraron. 4 Años y aún no se me ha borrado.

Cuando llegué con la secretaria de Ministerio Público, se llama Lorena, es de Tres Picos, me preguntó porque me vio cómo iba yo. De hecho, cuando estaba declarando me levanté para vomitar sangre. Ella me dijo que si apuntaba porque yo llevaba torturas y yo le dije que sí, de hecho eso viene en el expediente. De hecho en mi primera sentencia me la revocó el Tribunal Superior de Justicia porque presentó torturas en el expediente, pero el Ministerio Público nunca lo tomó en cuenta, ni el juez.

En los interrogatorios los aprehensores siempre me acusaban de robo, yo les pregunté que qué estaba robando y ellos contestaron que nada, porque no encontraron nada. Ahí fue que yo le dije a la secretaria Lorena que mire estas personas, ni siquiera saben de qué me acusan. Si yo pedía careo nunca se presentaban. Y así estuve dos años y medio pidiendo careos y sin sentencia. Ahí estaba, en el penal de Tonalá. La sentencia me la confirmaron en el 2016. Me acusaron de extorsión, 5 años y 3 días. Las personas que supuestamente extorsioné, supuestamente estaban en la casa del emigrante de Arriaga, pero fueron allá y no aparecen ni en la computadora ni en el Instituto Nacional de Migración. Cuando un migrante llega a la Casa del Emigrante te toman tu nombre y te toman una foto y lo guardan en la computadora. Yo le dije al juez cuando me sentenció, pedí una audiencia con él y le dije que él me estaba sentenciando por fantasmas que ni él conocía ni yo tampoco. Porque pedí careos, nunca se presentaron. Pedí también interrogatorios y por igual. Allí en Tonalá hay como 50 personas por el mismo delito y nadie se presentó.

Desde el 2015 la Mesa de Reconciliación me ha mandado estudios, huellas y firmas diciendo que me iba a dar libertad anticipada, y nada. La Mesa de Reconciliación atrajo mi caso cuando hice mi primera huelga de hambre exigiendo mi libertad en 2014. Me costuré la boca 9 días, estuve con miel y agua. No hubo ninguna solución y esperé como 2 años. Hicimos una petición yo y Frayba por vía legal pidiéndole al presidente del Tribunal Superior  de Justicia Utilio Escandón Cadenas de la manera más atenta que me ayudara. El vocero de la mesa de reconciliación, Alfredo Redondo Santomé, se comprometió a liberarme en el mes de febrero de 2017. Llegó febrero y no pasó nada, llegó marzo y por igual, llegó abril y por igual. Entonces tomé la decisión de continuar con otra huelga. Inicié el mes de mayo durante 10 días. Me costuré la boca y tomé sólo miel y agua. Intentaron romper mi huelga por la fuerza el director y la guardia y entonces amenacé con cortarme las venas para impedir que me la pararan. Es que fíjate que una huelga de hambre si no te costuras no sirve, no te hace caso el estado. Yo esa vez que me puse con huelga de hambre por primera vez me puse un cartel durante unos días y ni caso. Un hombre me dijo que si no me costuraba nadie me iba a hacer caso, así que conseguí una aguja de 5 pesos y cordel de pescar y me costuré. Dadas las condiciones de mi seguridad pedí mi traslado voluntario al CERSS nº 5. Cuando terminé mi huelga de hambre me trasladaron aquí al 5 donde me encuentro ahora exigiendo mi libertad.

He intentado que el consulado de mi país se presente en ocasiones a visitarme, pero no lo he conseguido. Ignoro los motivos de su abandono. Sigo luchando por mi libertad que el poder judicial ya me ha prometido en dos ocasiones este mismo año. Le pido a las autoridades correspondientes mi libertad porque de lo contrario voy a volver a iniciar una huelga de hambre y de sed si hace falta.

Roberto Carlos Ruiz Hernández.

¡Abajo los muros de las prisiones!

Por Radio Temblor

La jornada Por la Tierra, Los Ríos y La Vida, convocada por La Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Honduras COPINH de Honduras, fue reprimida por agentes antidisturbios en el momento que se encontraban en el Ministerio Público. En esta marcha participaban organizaciones como OFRANEH, la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos de Honduras, así integrada por niñas, niños, ancianas y ancianos. En la que se utilizó gases lacrimógeno, toletes, piedras, y tanquetas lanzando agua a toda presión. Se desconoce cuantas personas hay detenidas.

Esta movilización tenia como objetivo; seguir reclamando al respeto de los derechos como pueblos indígenas. También para rechazar las campañas de criminalización contra la propuesta de vida y trabajo que mantiene COPINH. Y demandar verdad y justicia en el asesinato de la hermana Berta Cáceres.

Hay que destacar que Honduras, se ha visto ensangrentada en los últimos días por el asesinato de José Ángel Flores y Silmer Dionisio George del Movimiento Unificado Campesino del Aguán MUCA a manos de sicarios.

Desde Panamá, el Colectivo Voces Ecológicas COVEC y Radio ZApote en México extiende la solidaridad a los pueblos que realizaban pacíficamente la acción, y repudia la agresión nuevamente del gobierno hondureño.

http://www.radiotemblor.org/nueva-represion-a-los-pueblos-campesinos-e-indigenas-en-honduras/

This slideshow requires JavaScript.

s