Click para escuchar

Hace varias semanas, un estudiante de música me preguntó sobre el movimiento de resistencia que ha crecido después de la victoria electoral de Trump. Le dije que yo sabía que iba a florecer, debido a las reflexiones musicales que muestran lo que está en el corazón de la gente.
Desde los fuegos de Ferguson, hemos visto una explosión de expresiones artísticas y musicales, especialmente en el mundo de rap.
La canción “War Zone” (Zona de guerra) del rapero sureño T.I. con su coro de “Hands up, Can’t breathe” (Manos arriba. No puedo respirar) se refiere a los asesinatos en aquella iglesia en Charleston, a Alton Sterling, a Philando Castille y a muchos más.

El rapero Nas de Nueva York, acompañado por Raye, canta “War,” de El nacimiento de una nación, la reciente película sobre la rebelión de esclavos liderada por Nat Turner en el siglo diecinueve. Según las letras, la canción es una declaración de guerra.

La canción “Hands up” (Manos Arriba) de Uncle Murda, con Maino y Jay Watts, es un desesperado llamado a venganza contra la represión policiaca y a resistencia contra el encarcelamiento masivo de la América Negra.

Tal vez la canción mejor conocida es el tema musical de la película Selma, cantada por John Legend con el rap de Common, de Chicago. “Glory” es una majestuosa obra de arte musical que relaciona el terror y brutalidad policiaca contra el derecho de votar en Selma con las más recientes luchas en Ferguson, Misuri.

La música surge de movimientos sociales, dando vida, energía e inspiración a las luchas que vienen.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.
–© ‘17maj
6 de junio de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

s