El insurgente #177 órgano de análisis y difusión

EDITORIAL

El proceso electoral que se llevó en diferentes estados y municipios del país refleja con nitidez la condición putrefacta de la democracia burguesa, la crisis política del régimen y la vulgar forma burguesa de hacer política. La democracia burguesa ilustra las limitaciones que esta tiene para transformar radicalmente al país entorno al interés común, instituciones, políticos de oficio y hombres del régimen cerraron filas para garantizar los intereses de la oligarquía. El proceso electoral en el Estado de México nos muestra con claridad la cloaca de la democracia burguesa, la imposición de Alfredo del Maso Maza se consumó por medios fraudulentos, mafiosos, policíacos y criminales. Aberrante resulta las alianzas pragmáticas que rayan en lo ramplón, en donde la “izquierda” y la derecha avanzan en amasiato sin reparar en principios.

políticos e ideológicos, resultan en esta práctica el instrumento ideal para legitimar al candidato de la oligarquía. La actitud no combativa de a quienes les hacen fraude es condenable, porque en lugar de llamar a la defensa de la voluntad popular, se resignan pasivamente a la institucionalidad burguesa.

La imposición y el fraude sólo se pueden combatir con la acción política de las masas y una actitud altamente combativa.

El terrorismo de Estado como política de gobierno trasciende sexenios, partidos políticos electorales, políticos de oficio afines del régimen y abarca toda la geografía nacional, las principales víctimas son del pueblo trabajador. Las ejecuciones extrajudiciales es una de las expresiones concretas

del terrorismo de Estado, el país está lleno de fosas clandestinas que albergan los restos humanos de quienes fueron desaparecidos de manera forzada, sometidos a tratos crueles y degradantes, y finalmente ejecutados de manera extrajudicial. La desaparición forzada por motivos políticos o sociales también es parte del terrorismo de Estado, crimen de lesa humanidad que en nuestro país adquiere magnitud histórica y aberrante. Si a Hitler y los fascistas nazis los juzgaron por crímenes de lesa humanidad ¿Por qué a los gobiernos antipopulares y proimperialistas de México no se les juzga con el mismo criterio? Por la cantidad de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales en México se configura un genocidio, las víctimas hijos del pueblo trabajador. Al terrorismo de Estado se le enfrenta con la organización de la resistencia popular combativa; al cimentar las bases para la alianza y la unidad de las fuerzas populares para librar la lucha contra el enemigo común; y al desarrollar la autodefensa armada de las masas. Se trata de construir el poder político del pueblo, la voluntad popular de combatir existe pero se requiere dar el cauce revolucionario que demanda la presente etapa. Insistimos hay que organizarse y luchar aún antes de ser víctimas, y cuando se es hay que asumir una actitud combativa.

Descarga Aquí