Click para escuchar

 

 

El pasado 14 de mayo de 2017, dos compañeras feministas fueron arrestadas por policías del Metro de la Ciudad de México.

Dos mujeres, que forman parte de la plataforma virtual de comercio autogestivo Mercadito Feminista Contra la Violencia Económica, tenían una cita en la estación Centro Médico de la línea verde del Metro. Habían acordado intercambiar algunas cosas. Una de ellas, por ejemplo, llevaba anillos para autodefensa, joyería artesanal y repostería. Las compañeras estaban checando lo que cada una llevaba para intercambiar cuando varios policías se acercaron para decirles que estaba prohibido vender en el metro y que se las iban a llevar ante el juez cívico. Ellas intentaron explicar que no estaban vendiendo y que se trataba sólo de un trueque entre amigas. Sin embargo, mientras LOS oficiales decían toda suerte de amenazas, LAS oficiales, con jalones y empujones, esposaron a las compañeras y las trasladaron a la agencia del Ministerio Público. Sí, esposadas y en medio de amenazas. Las acusaron de ambulantaje y les exigieron el pago de una fianza para dejarlas en libertad.

¿Otra injusticia más en la CDMX, otro abuso de autoridad, otra inocente remitida, otra vez nadie dice nada? No. Nunca más.

Cuatro días después de la detención arbitraria de las compañeras, un grupo de activistas feministas, productoras autogestivas, periodistas y comerciantes en resistencia se manifestaron en la estación Centro Médico, en donde habían sido arrestadas las compañeras truequeras.

Durante la protesta, que duró varias horas, las mujeres daban lectura al siguiente texto:

“Día a día, miles de mujeres salimos a entregar y trocar productos, y el metro es nuestro punto de encuentro. Esta es una práctica de autodefensa ante el embate de la violencia económica, un acto de resistencia a la esclavización.

La policía del Metro está criminalizando nuestra lucha anticapitalista. Nos acusan de vendedoras ambulantes y no lo somos. Somos mujeres, somos feministas y la autogestión es una de nuestras estrategias en la lucha por la destrucción del capitalismo.

Ni una agresión sin respuesta. Vamos a salir a protestar, denunciar y exigir un cese al hostigamiento cada vez que haya una hermana acosada, esposada, agredida o arrestada.”

Al ritmo de la canción de los elefantes, las compañeras increpaban a la policía del Metro:

“Un policía que arrestaba

a una compañera feminista

Como veían que resistía, fueron a llamar más policía

Dos policías…”

Y sí, esa es una de las hermosas cosas que ha hecho posible el feminismo: no vuelves a estar sola, la injusticia sobre ti es la injusticia sobre todas.

Además de la protesta, se convocó a un trueque dentro del Metro. Varias mujeres llevaron ropa, joyería y otros artículos y los intercambiaron en el andén de la estación. También hubo una sección de “don”, de la cual las personas podían tomar cualquier producto y llevárselo sin costo siempre que lo necesitaran.

El trueque no es ilegal, hacer la entrega en el metro de un producto que vendiste por internet tampoco lo es. No te dejes engañar por la policía y si te detienen, denuncia el hecho. Vamos a salir por cada una.

¡Ni una agresión sin respuesta!

¡Alto al hostigamiento policial contra las mujeres!

This slideshow requires JavaScript.

 

s