Violencia Machista en la marcha 8M: síntoma de una izquierda patriarcal

El pasado miércoles 8 de marzo miles de personas marchamos en conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Ante una convocatoria mixta, diversos contingentes partieron del Ángel de la Independencia con rumbo al Hemiciclo a Juárez.

Más de cinco mil personas marcharon cargando cruces rosas con la leyenda “Ni Una Menos”, banderas feministas, antiespecistas, trans, anarquistas, carteles y mantas con leyendas que exigen justicia, respeto y visibilización, así como un terminante alto a la violencia machista, que en distintos niveles de la existencia comprometen la habitabilidad de la vida de mujeres y configuraciones corporales sexo-genérico-disidentes. Violencia cuya más abyecta expresión es el feminicidio.

Los performances, la denuncia de la violencia machista en distintas pancartas, mujeres y personas vestidas de forma alegórica destacaron durante la movilización, reflejando los roles y papeles en los que la mujer se empodera y por los que lucha en distintos ámbitos de la vida. Algunas integrantes de contingentes feministas mostraban el cuerpo desnudo con consignas para exigir un alto a la alarmante cantidad de feminicidios que se cometen diariamente (siete por día, según cifras de la ONU), contexto en el que se desenvolvió la marcha este 8 de marzo en México.

Además de los contingentes abiertamente feministas, marcharon mujeres estudiantes organizadas, colectivos de arte, ONG’s, las madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos, mujeres de organizaciones de trabajadoras y campesinas y miles de personas más que asistieron a la marcha a título personal.

Estas son algunas de las consignas que más se escucharon durante la marcha:

“¡El 8 de marzo no es un día de fiesta, es de lucha y de protesta!”

“¡Porque VIVAS se las llevaron, VIVAS las queremos!”

“¡Ni una más,

ni una más,

ni una asesinada más!”

“¡Mujeres contra la guerra,

mujeres contra el poder,

mujeres contra el machismo,

contra el terrorismo neoliberal!”

La movilización finalizó en el Hemiciclo a Juárez, en donde los contingentes se congregaron para el mitin de clausura. Irinea Buendía, madre de Mariana Lima, quien fue asesinada por su expareja en Chimalhuacán, Estado de México y María Martínez, madre de uno de los 43 normalistas desaparecidos, tomaron el micrófono y sobre el templete hablaron de sus procesos de lucha en contra de la violencia de Estado.

Al finalizar la marcha, dos camiones del FPFVI, ayudados por el equipo de seguridad de dicha organización fueron atravesando los contingentes que iban delante de ellos y, al parecer, buscaban posicionarse al centro del mitin de frente al templete.

Con actitud de ‘guaruras’, a decir de algunas compañeras entrevistadas, estos hombres iban moviendo a las compañeras hacia las orillas y abriendo paso a sus camiones.

“¡Háganse a un lado, va a pasar el camión!”

“¡Va a pasar una ambulancia, a los lados!”

“¡Házte para allá, va a pasar el camión!”

Esto mientras se paraban frente a las compañeras, de espaldas y en actitud amenazante e incluso empujándolas ‘levemente’.

Así, llegaron casi hasta donde se encontraba el templete, donde se toparon con la resistencia de varias mujeres.

“¿Por qué nos vamos a mover? ¡Es la marcha de las mujeres!”

Una compañera se plantó frente al camión pero este no se detuvo, la empujó y, ante esta agresión, muchas otras compañeras se unieron para no dejarlo pasar y salvaguardar la integridad física de todas. Los hombres del equipo de “vigilancia” del FPFVI empujaron a las compañeras, tratando de alejarlas del camión en cuestión.

En el descontrol, varias compañeras fueron agredidas sexualmente con apretones fuertes en los senos, tocamiento de genitales y glúteos y a una de ellas le robaron sus pertenencias. Además uno de los miembros de este equipo de seguridad propinó un puñetazo sobre el rostro de una de las compañeras, un golpe seco que la lanzó al piso y le llenó de sangre el rostro.

El agresor no ha sido plenamente identificado. La redacción de Radio Zapote recibió la fotografía del sujeto que atacó a la compañera.

Desafortunadamente el mitin fue interrumpido y cancelado por los encargados del sonido en un intento por silenciar e invisibilizar la agresión machista que las compañeras recibieron por parte del equipo de seguridad del contingente del Frente Popular Francisco Villa Independiente. También, arrebataron a las demás compañeras el derecho de denunciar las injusticias del gobierno sobre las madres y mujeres que han tenido una trayectoria de lucha en contra de la impunidad.

Ante la situación, el mitin culminó sin micrófono, Lourdes Mejía, mamá de Sinuhe, tesista asesinado hace 5 años por la policía, tomó la palabra pero tuvo que expresar a gritos su situación, al igual que otras compañeras. En el mitin se manifestó, una vez más, la situación en la que se niega a las mujeres la libertad de expresar verdaderas injusticias impuestas por intereses políticos, clasistas y discriminatorios sobre el derecho a la vida.

Resulta tan irónico como inaudito que en el marco de la marcha por el Día Internacional de la Mujer, hombres supuestos aliados de lucha lleven a cabo este tipo de agresiones de violencia machista ante la legítima defensa de las mujeres de sus propios espacios y, que ante esto, los medios de comunicación no presten atención y permanezcan en silencio, protegiendo así a los agresores.

Es indispensable que se haga justicia y que la agresión no quede en la impunidad, que se investigue y castigue a los culpables, pues la marcha es una movilización para acabar con estos episodios de violencia en espacios en los que se ejerce el derecho a libertad de expresión y la oportunidad de crear procesos organizativos y de protesta. Por lo anterior, los hechos deben ser denunciados con la parcialidad que merecen.
Colectivas feministas, lesbofeministas y transfeministas autónomas emitieron un pronunciamiento repudiando la violencia machista. Te invitamos a informarte y dimensionar la problemática, a que actúes y contribuyas a erradicar la violencia machista.

This slideshow requires JavaScript.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *