Comunicado del Laboratorio Popular de Medios Libres ante el desalojo del Chanti Ollin y el saqueo de nuestro cabina de transmisión.

lpml

¿Por qué detener a 26 jóvenes y una niña de tres años que estaban en una asamblea de una comunidad autónoma?, ¿Por qué secuestrar, robar y destruir una cabina de televisión y radio de medios libres, una panadería orgánica, una biblioteca social, un centro de salud alternativo, un taller de bici-máquinas, un taller de gráfica popular, una azotea verde, baños secos, un comedor colectivo, un sala de ensayos de música, un altar a nuestras creencias, un temazcal, un taller de serigrafía, un taller de costura? ¿Por qué un operativo de corte militar, para despojar a estos colectivos que se reunían dentro del Chanti Ollin?, ¿Por qué una tanqueta antimotines, dos helicópteros, 800 granaderos, un grupo de elite que entro rompiendo las ventanas del segundo piso?, ¿Por qué acompañados de las televisoras?, ¿Por qué encañonar a jóvenes sometidos?, ¿por qué robarles sus teléfonos, computadoras y dinero?, ¿Por qué mantener a un secuestrado a un joven músico migrante guatemalteco?, ¿Por qué se llevaron tres de nuestros gatos?, ¿Por qué?.

Porque el Chanti Ollin es un Centro Autónomo de Cultura desde hace mas de 13 años, en una casa que un día, a principios de siglo, se adjudicó un cacique que se hizo rico con el esclavismo y venta de personas de Chiapas y Guatemala. Una casa construida por albañiles, con materiales extraídos por trabajadores de minas y fabricas. Un edificio abandonado, pues los ricos se mueren y luego ya ni saben cuánto tienen, ni donde. Edificios vacíos y abandonados, como éste, hay muchos, mientras cientos duermen en el frío de la banqueta del palacio de gobierno de la ciudad, mientras los jóvenes no encuentran espacios de desarrollo y construcción comunitaria.

Por qué los de arriba y sus fieles capataces de turno como Mancera y Peña Nieto, como los diputados y senadores y toda la clase opresora: jueces, jefes policíacos entre otros, se han aliado con las grandes inmobiliarias y capitalistas voraces, para seguir saqueando al pueblo con sus megaproyectos que solo sirven para que ellos se hagan más ricos. Como el aeropuerto en Texcoco, el acueducto en la región Yaqui, como los complejos turísticos en Bachajón Chiapas, y todas las grandes construcciones en la ciudad: segundos pisos, puentes a desnivel, proyectos como los corredores del centro de la ciudad y el del corredor Chapultepec. Ellos le han asegurado a Mancera apoyo para la candidatura a la Presidencia y la impunidad a Peña Nieto tras su sangriento mandato.

Por eso quieren acabar con el Chanti Ollin, como comunidad y como territorio. Por eso destruyeron nuestra cabina de radio y televisión que sin pedirle un peso a nadie, de nuestro trabajo honrado, levantamos ha ya casi hace más de un año que inicio nuestro proyecto. Nuestras cámaras, consolas, computadoras, micrófonos, una enredadera de mil cables, luces, etc. nos han sido despojadas, secuestradas, y por testimonios de los compañeros detenidos el día del desalojo, destruidas.

Nuestra cabina llamada Laboratorio Popular de Medios Libres, atrás del hermoso mural de Daniel Manrique, el gran muralista tepiteño que dedicó a la juventud, esta secuestrada por el mal gobierno de la Ciudad de México, por Mancera y sus patrones. Los programas de radio “Noticias de Abajo de los Medios Libres”, “El Menjurge pócima auditiva”, los talleres de audiovisuales, de radiofrecuencia y de software libre, el programa de Televisión “Tezcatl” fueron suspendidos por esta razón. A pesar de la adversidad, el mismo motivo que nos hizo construir nuestros sueños nos exigen defenderlos y continuarlos.

Llamamos a la solidaridad, a denunciar, a pronunciarse, a romper el cerco… para que esta infamia no quede en el silencio. Llamamos a defender los medios libres, a seguir construyéndolos, a conquistar más comunicación autónoma comunitaria. A seguir socializando el conocimiento. A no rendirse, a no dejarnos rendir.

Los colectivos del Chanti Ollin nos hemos instalado en plantón, abrazados con la fraternidad de muchos hermanos, de muchas partes de México y el Mundo. Vamos a empezar a transmitir afuera nuestra cabina, afuera del muro que levantaron para impedir acceder a nuestros equipos de trabajo y al lado de los cientos de granaderos que han mantenido en la zona como amenaza.

Los invitamos a acompañarnos con su presencia y a la distancia en esta lucha por construir espacios de autonomía en cualquier rincón, llámese barrio, comunidad, cárcel, fabela, kilombo, como nuestros hermanos de Congreso Nacional Indígena, el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional nos han enseñado a ganar. La consiga del Chanti Ollin se queda.

no-odies-a-los-medios