Click para escuchar

2b03c678-e74f-4fe8-87f3-94738347d9bc

2 DE OCTUBRE COMBATIVO:

DE LA INSTITUCIONALIZACIÓN Y LA AUTONOMÍA DE LA PROTESTA SOCIAL

A 48 años de la masacre de Tlatelolco, aún seguimos haciendo justicia a los asesinados, desaparecidos, perseguidos, torturados, difamados, encarcelados, porque a pesar de que los sicarios y los autores intelectuales no han sido juzgados y castigados, aquellos compañeros caídos en la lucha combativa están presentes en las luchas sociales y populares en forma de memoria, solidaridad, orientación, dignidad, fuerza, inspiración, coraje, valor. Hoy nadie tiene duda de que FUE EL ESTADO MEXICANO el autor material e intelectual de aquel asesinato masivo, igual que lo es de la desaparición de los 43 normalistas ocurrida el 26 de septiembre de 2014, porque de Tlatelolco a Ayotzinapa se traza una continuidad histórica que a?rma el carácter totalitario del Estado que hoy bien podemos caracterizar como <<narco y terrorista>>.

Desde hace varias décadas cada 2 de octubre miles de personas en todo México toman las calles para protestar contra el crimen y recordar a los caídos, se alza la voz y se señala al Estado y sus instituciones como: “los asesinos de Tlatelolco”; al mismo tiempo, año con año se van sumando los crímenes del gobierno, desde la “guerra sucia” de las décadas de 1960 a 1980, hasta las masacres de Aguas Blancas y Acteal, la “guerra contra el narco” y la más reciente ocurrida en Nochixtlán, además de los miles de desaparecidos, presos políticos, desplazados y exiliados. A?rmamos que de todos estos crímenes el culpable es el <<Estado-narco-terrorista mexicano>>.

Por eso resulta ridículo exigirle al asesino que haga justicia, es ingenuo, y en algunos casos perverso, pedir justicia a las instituciones jurídicas mexicanas, porque en su con?guración histórica, en sus formas de ejercer el poder, en sus prácticas políticas cotidianas, el Estado-narco-terrorista asesina, persigue, desaparece, tortura y encarcela a miles de personas. En este contexto también pretende administrar la protesta social, institucionalizarla y mediatizarla, hacerla un espectáculo o bien una efeméride que amerita un discurso. Eso intenta hacer de la <<marcha del 2 de octubre>> a través de sus “comités” y sus funcionarios, fomentando y apoyando una “marcha” que resulta simpática al mismo gobierno, que tiene una cobertura mediática dirigida y es presentada al mundo como muestra de pluralidad democrática.

Pero que no se confunda nadie, muchas organizaciones sociales, colectivos e individuxs en todo el país no aceptamos la institucionalización de la protesta y continuamos impulsando la lucha en las calles, la autonomía política, la <<rememoración>> como acción. Frente al ejercicio del poder autoritario del Estado no sólo trazamos varias lineas de resistencia y rebelión sino también construimos otras formas de organización y autonomía, que vienen desde Tlatelolco hasta Azotzinapa. Están desde antes y seguirán más allá. Por eso no sólo hacemos justicia histórica a nuestros compañeros caídos en la larga noche de la rebelión, seguimos luchando por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y vamos a lograr la pronta libertad de nuestros presos políticos: FERNANDO SOTELO, FERNANDO BARCENAS, ABRAHAM CORTÉS, MIGUEL P E R A L T A , R O Q U E C O C A , secuestrados por el <<Estado-narco-terrorista mexicano>>.

El pasado 2 de octubre hubo dos marchas en la Ciudad de México, una que se institucionaliza cada vez más, que transcurrió “sin novedad”, en calma, sin incidentes y para la que no se destinó un “operativo de seguridad”, no hacía falta, esa marcha resulta con poca importancia para el Estado. Otra convocada por la Coordinadora Combativa Anticapitalista, para la cual el gobierno de la Ciudad de México y el Gobierno Federal desplegaron un operativo de miles de policías de distintos niveles: tránsito, granaderos, antimotines, ‘inteligencia’ (sic), que desde las 13 horas se reunieron alrededor del “Antimonumento +43” para “vigilar” y tratar de amedrentar la marcha.

La ruta de la marcha se dirigió a Tlatelolco y pretendía levaquin generic coupon pasar por el Palacio de Bellas Artes y el Eje Central, pero un operativo policíaco encapsuló al contingente a la altura del Hemiciclo a Juárez impidiendo el avance de la protesta; al tratar de continuar por la Alameda los policías comenzaron a golpear y detener a varios compañerxs, se dio un rápido enfrentamiento contra la policía y se rescató a los compañerxs que estaban siendo detenidos, ante estos actos represivos la marcha decidió cambiar de ruta y llegar a Tlatelolco por Avenida Reforma. Se obligó a los mandos policiacos que permitieran el libre tránsito garantizado por su hipócrita constitución, se enfrentó con coraje, valor y dignidad, a los miles de policías y la marcha logró avanzar por Reforma, aún rodeada por cientos de granaderos, antimotines, agentes de seguridad y uno que otro porro.

La marcha combativa reunió a más de 400 compañerxs libertarixs, anarquistas, antifascistas, que logramos llegar a Tlatelolco para recordar a los caídos del 2 de octubre de 1968 y exigir la libertad de lxs presxs políticxs. El operativo punitivo de corte fascista que implementó el Estado mexicano no nos detuvo, no nos espantó, ni amedrentó, nunca dudamos que la marcha llegaría a su destino planeado, lo haríamos en memoria de nuestrxs compañerxs asesinadxs y por la libertad de nuestrxs presxs, tendrían que habernos golpeado y detenido a todxs para impedir que llegáramos a la Plaza de la Tres Culturas

En el actual contexto nacional en el que la impunidad de los crímenes del Estado mexicano son una bandera de la “clase política” y una estrategia de control que fomenta el miedo mediante el cinismo y la desvergüenza, es fundamental marcar las distancias éticas y políticas frente a las instituciones del poder, los partidos políticos, los empresarios y la “clase política”. Resulta imprescindible que las líneas de rebelión y resistencia se marquen con mayor acento, que se sigan construyendo autonomías para no caer en el juego de sus instituciones, como pasa a los que buscan diputaciones o cargos públicos, que se teja la solidaridad nacional e internacional, que se derriben los muros de todas las prisiones, que arrecie la tormenta y se convierta en utopía. Que la lucha en las calles no sea cooptada por el Estado y que jamás sirva a su falsa máscara de democracia plural y tolerante.

Para  la Coordinadora Combativa Anticapitalista es importante tejer lazos de trabajo comprometido e interacción con las colectividades e individualidades a?nes que no se venden al mejor postor de la política; con quienes siguen en la resistencia alejada del Estado, del capital y de sus instituciones; con quienes denuncian, los tejes y manejos de colectivos que se dicen “revolucionarios” o de “izquierda”, pero que en realidad sólo le hacen el juego al sistema. Consideramos que debemos coordinarnos, de ahí nuestro nombre, para juntxs ir creciendo en la resistencia contra el Estado y el capital, para construir alternativas viables sustentadas en la autonomía y la autogestión, en la horizontalidad y el apoyo mutuo. Desde cada una de nuestras trincheras podremos luchar, coordinadxs y juntxs, por otras formas de convivencia, por la revolución social, por la libertad, por la anarquía. Aquí estamos, aquí seguimos, aquí les esperamos y les decimos: ¡Salud y libertad!

¡POR LA LIBERTAD DE LXS PRESXS POLÍTICXS!

¡POR LA AUTONOMÍA, LA AUTOGESTIÓN Y LA AUTODETERMINACIÓN!

¡CONTRA TODA FORMA DE DOMINACIÓN!

¡LIBERTAD INMEDIATA A FERNANDO SOTELO, FERNANDO BARCENAS, ABRAHAM CORTÉS, MIGUEL PERALTA, ROQUE COCA!

LLAMAMOS A TODXS A SUMARNOS A LAS JORNADAS COMBATIVAS ANTICARCELARIAS:

ACTIVIDADES DE IMPACTO VISUAL POR TODAS LAS CIUDADES (PINTAS, MANTAS,

IMÁGENES) EXIGIENDO LA LIBERTAD DE NUESTROS COMPAÑEROS PRESOS

FORTALECER LOS EVENTOS POLÍTICO-CULTURALES 8 DE OCTUBRE A LAS 14:30 HORAS EN EL RECLUSORIO NORTE Y 9 DE OCTUBRE A LAS 14:30 HORAS RECLUSORIO SUR.

Comisión de información, CCA.

 

This slideshow requires JavaScript.

s