Click para escuchar

El domingo 6 de Septiembre el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presento su informe acerca de la investigación del caso Ayotzinapa, este grupo fue nombrado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En la primera parte tratábamos de explicar la importancia del informe y de la (CIDH), escribíamos los nuevos datos, como la aparición de un quinto camión, las contradicciones de los testimonios de la mayoría de los implicados y las recomendaciones que hicieron los expertos.

En esta segunda parte tratamos de poner sobre la mesa la participación del batallón 27 de Iguala y su papel histórico en las agresión en contra del pueblo guerrerense.

Puesto que el informe demuestra la responsabilidad directa de los militares al presentar testimonios que ubican agentes de inteligencia tanto en Iguala, vestidos de civil, como en al menos dos de los nueve ataques perpetrados contra los normalistas hemos considerado este hecho como el punto central del informe. Aun mas porque este punto en particular ha sido ampliamente censurado por los medios siempre cómplices de los crímenes de estado.

Dicho documento también confirma las conclusiones, que en el mismo sentido, se desprenden de los reportajes de Hernández y Fisher publicados en Proceso desde Diciembre del Año pasado y las siguientes entregas hasta las mas recientes. En relación al sistema de información inmediata para coordinar fuerzas militares y corporaciones policíacas conocido como C4. El cual evidencia que los mandos militares, incluso en la 35 Zona Militar de Chilpancingo, estaban al tanto de los sucesos en todo momento e incluso los presenciaron. Causar la muerte de civiles por omisión también constituye una violación al derecho a la vida.

Primer Reportaje en Proceso

Los hechos documentados por los expertos de la CIDH y las declaraciones ministeriales de los militares participantes que fueron obtenidas gracias a la Ley de Transparencia no solo demuestran su la implicación del ejercito por omisión sino también su presencia en el lugar de los hechos. Lo cual le da fundamento a las declaraciones originales de los normalistas sobrevivientes sobre la participación directa de los militares en la clínica y al levantar a varios de ellos para después abandonarlos en la carretera a su suerte.

Informe Final del Grupo de Expertos de la CIDH

Aun sin reportajes periodísticos de este nivel e investigaciones legitimadas por reconocidos expertos de organismos internacionales solo basta con saber que el 27 Batallón de Infantería lleva casi medio siglo de impunidad practicando el genocidio contra los civiles guerrerenses. Esto desde que inicio la guerra sucia como esta consignado en el Informe Final de la Comisión de la Verdad de Guerrero publicado en Octubre del 2014.

Informe Final COMVERDAD

Aunque la cadena de mando en la estructura organizacional militar no involucra desde un primer momento al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas y al General Secretario de la Defensa Nacional y todos sus subalternos procuradores y funcionarios, ellos pronto habrán acumulado un año de complicidad directa por encubrimiento. Aun cuando nunca sepamos lo que realmente sucedió esa noche los enormes esfuerzos por parte de gobernación para ocultar la verdadera participación de los militares se han convertido en todas las pruebas que necesitamos para saber quienes son los verdaderos responsables.

Este gobierno ha cavado su propia tumba al evitar que los militares fueran entrevistados por los expertos de la CIDH, al negarse la procuraduría a iniciar una investigación patrimonial de los políticos implicados, también con la destrucción de pruebas como los vídeos y el ocultamiento de un camión entero y por ultimo con todo este largo teatro de simulación, filtraciones y verdades históricas absurdas por parte de los mas despreciables funcionarios.

Cabe mencionar que cada miembro de la clase política y de los medios oficialistas, académicos y culturales que también se han visto cotidianamente involucrados en defender a toda costa la vieja tradición de impunidad absoluta del estado terrorista mexicano son igualmente responsables.

Mil veces quedo demostrado entonces lo que los padres y sobrevivientes de Ayotzinapa, junto a los movimientos sociales que los acompañaron, sostuvieron desde un principio. Fue el estado y viene la tormenta.

s